lunes, 26 de junio de 2017

Que se eduquen jugando...

—De modo que lo concerniente a los números y a la geometría y a toda la instrucción preliminar que debe preceder a la dialéctica, hay que ponérselo por delante cuando sean niños, pero no dando a la enseñanza una forma que les obligue a aprender por la fuerza.
—¿Por qué?
—Porque no hay ninguna disciplina—dije yo—que deba aprender el hombre libre por medio de la esclavitud. En efecto, si los trabajos corporales no deterioran más el cuerpo por el hecho de haber sido realizados obligadamente, el alma no conserva ningún conocimiento que haya penetrado en ella por la fuerza.
—Cierto—dijo.
—No emplees, pues, la fuerza, mi buen amigo—dije—, para instruir a los niños; que se eduquen jugando, y así podrás también conocer mejor para qué está dotado cada uno de ellos.

Platón, La República, Libro VII, capt XVI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eros y Thanatos.

“[…] la tendencia agresiva es una disposición instintiva innata y autónoma del ser humano; además, retomo ahora mi afirmación de que aquéll...