miércoles, 7 de junio de 2017

La figura paterna.

"Por esta razón nuestra experiencia de la figura paterna oscila necesariamente entre la falta y el exceso: siempre hay "demasiado" o "demasiado poco" del padre, nunca en la medida justa: "o es querido como presencia, o en su presencia él está demasiado presente". Por un lado, tenemos el motivo recurrente del padre ausente, culpado de todo, incluyendo la tasa criminal entre adolescentes; por el otro lado, cuando el padre efectivamente está "ahí", su presencia es vivida necesariamente como perturbadora, vulgar, presuntuosa, indecente, incompatible con la dignidad de la autoridad paterna, como si su presencia como tal fuera ya un exceso avasallador."

S. Žižek, Menos que nada, pag 745.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...