lunes, 15 de mayo de 2017

Los socialistas utópicos.

Por Victoria Harris.

ROBERT OWEN

Robert Owen (1771 - 1858) fue un empresario y un socialista utópico británico, que llevó a la práctica sus ideas reformistas primero en su fábrica de New Lanark (Escocia) y luego en las «colonias» de New Harmony, que fundó en 1825 en Estados Unidos. A su vuelta de América en 1828, se convirtió en el gran impulsor y líder del movimiento obrero británico. Su reformismo y su oposición a la idea de la lucha de clases marcó la historia del socialismo inglés y está considerado como el padre del cooperativismo.

Durante su vida se preocupó por aquellos sectores de la población obrera que se sentía identificado, ya que había nacido, crecido, experimentado hechos similares a dichos estratos de la población. Es por lo anterior lo que probablemente lo llevo a prestar atención sobre la situación del trabajador, desafiando opiniones sociales predominantes como que "la pobreza era la consecuencia justa de los pecados de la clase trabajadora". Owen defendía como único precepto el de "mejorad el entorno social de un hombre, mejorareis al hombre"; ya que el carácter humano es la consecuencia directa de las circunstancias en que nace, vive y trabaja el hombre; por lo que se puede lograr la transformación del carácter humano a través de una nueva organización de su medio ambiente.

Owen aprovechó la dirección de New Lamark para poner a prueba sus teorías sociales, en un lugar donde la fuerza de trabajo era conocida como muy inmoral debido al alcoholismo y otros vicios y hábitos. Owen realizo una serie de transformaciones como la reducción del trabajo de los niños y dedicar tiempo a su educación, mejorar las condiciones de vivienda de los trabajadores, imponer un sistema de promoción en la fábrica basado en la buena conducta de los trabajadores...

Owen proponía o defendía el papel de un gobierno activo para la obtención de un sistema nacional de educación, brindar ayudas a los parados e introducir leyes de reformas en el trabajo de las fábricas.

SAINT-SIMON.


Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon (1760-1825), fue un filósofo y teórico social francés. Sus ideas dieron nacimiento a un movimiento surgido después de su muerte y conocido con el nombre de sansimonismo. Puede considerarse el primer antecedente de la sociología posterior a la Revolución Francesa.

Podemos dividir el pensamiento de Saint Simón en tres fases:

1.Nacimiento de la fisiología social.

Esta fase se caracteriza por la ruptura epistemológica que manifiesta el pensamiento sansimoniano con respecto a los métodos intelectuales de su tiempo influenciados por el pensamiento ilustrado. Saint Simon proclama una nueva forma de pensamiento social y político, una auténtica “revolución científica”. Opuesto a la metafísica filosófica ilustrada, Saint Simon propone la construcción de un “nuevo sistema intelectual”, un pensamiento científico caracterizado por su convicción creadora, positiva, con interés de reorganizar la sociedad. Saint Simón considera necesaria una nueva disciplina que cambie la reflexión sobre la sociedad social y la metafísica filosófica provocadora del caos. Esta nueva disciplina debería constituirse como en una “fisiología social” entendida como la ciencia positiva del hombre y las sociedades. Esta nueva disciplina funda su conocimiento en la observación objetiva del orden social para aclarar las funciones que dentro de él cumplen las organizaciones sociales.

2.Fase sociolingüística estructuralista.

Un aspecto importante de la obra de Saint Simón, que acompaña a su sociología, es su pensamiento liberal desarrollado entre 1816 y 1818. Durante este periodo, el interés del autor se centra en combatir a la Monarquía Electiva francesa y al movimiento de restauración. Saint Simón consideraba al régimen monárquico el causante de la situación de desigualdad política y económica en que se encontraban los obreros. A través de publicaciones colectivas como “La Industria” o “El Organizador”, Saint Simón destacó el carácter progresista de la clase industrial reconociendo el ella la base de desarrollo de la sociedad. Saint Simón exige a los industriales tomar conciencia su papel dentro de la sociedad y a organizarse en un partido para competir por el poder político y sentar las bases de un nuevo régimen industrial.

3. Periodo industrialista socialista.

Para ser consecuente con su análisis sociológico de la nueva sociedad industrial, Saint Simón incita a los productores a transformar la naturaleza de las relaciones sociales existentes y oponerse al principio capitalista de la propiedad privada. Para el pensador, el desarrollo de la producción en el orden industrial obligará a replantear el principio de libertad del liberalismo económico. Este principio permite establecer un puente entre la última etapa del pensamiento sansimoniano y el pensamiento socialista de Karl Marx.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...