miércoles, 24 de mayo de 2017

El experimento social.


Batman: el caballero oscuro, de Christopher Nolan.


En esta escena, una de las importantes de la película, el Joker, en sus propias palabras,  «ha descontrolado la ciudad de Gotham con un bidón de gasolina y un par de balas», y ha anunciado que quien no huya de la misma estará bajo su mandato. Como medida de urgencia, el Departamento de Policía decide cerrar el paso a todas las vías de la ciudad, quedando como opción sacar a la población en dos ferrys, uno para los ciudadanos comunes y otro para los presos custodiado por policías. Sin embargo, esta idea también forma parte del plan del Joker y nada más salir del muelle descubren que cada barco está lleno de explosivos y cuentan con un dispositivo para hacer explotar el otro barco. El Joker sugiere a ambos grupos que, si quieren salvar sus vidas, han de hacer explosionar la otra embarcación, creando de nueva una doble moralidad sobre si es legítimo arrebatar la vida de otras personas para salvar tu vida, a qué precio y hasta qué punto. Asimismo, pretende demostrar una vez más a Batman, máximo representante del orden, su teoría sobre la sociedad, que se resume cuando expone en la siguiente frase:
«Su moralidad, su ética… es un chiste sin gracia. Lo abandonan en cuanto huelen un problema. Solo son tan buenos como el mundo les permite ser. Te lo mostraré. Cuando las cosas se tuerzan, estas… personas civilizadas… se comerán entre ellos» El Joker.
El Joker quiere demostrar cómo los ciudadanos civilizados pueden corromperse y justificar la violencia contra otros grupos sociales, amparándose en el voto democrático para justificar el terrible acto de asesinar a otros seres humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...