lunes, 13 de marzo de 2017

Regresión.

Por Nestor Vázquez y César Gil. 

La regresión consiste en la adopción de actitudes y comportamientos característicos de un nivel de edad anterior. Es la única defensa donde el yo adopta un papel más pasivo pues es algo que le ocurre al yo, y parece ser puesta en marcha por los instintos que, al no hallar una satisfacción directa, buscan una vía sustitutiva.

Para que haya regresión debe haber entonces un yo débil el cual, frente a la frustración, se deja llevar a puntos de fijación anteriores. Hay una relación complementaria entre fijación y regresión: cuanto más fuerte es la fijación, más fácil es la regresión a ese punto. Freud distingue tres tipos de regresión:
  1. Tópica: los pensamientos que no tienen acceso a la motilidad regresan al sistema de la percepción, como se ve en el sueño y la alucinación.
  2. Temporal: regreso a fases libidinales anteriores o más infantiles de la sexualidad por una frustración sexual adulta. Es el prerrequisito de la neurosis. También hay una regresión al narcisismo primario, que es la más profunda y supone la defensa más arcaica, pues bloquea al yo.
  3. Formal: regreso a formas de comportamiento más indiferenciados e inestructurados, del proceso secundario al proceso primario.

Mediante la regresión el sujeto reasume un tipo de conducta que fue apropiado en algún periodo anterior de su vida. A menudo retrocede a un estilo de comportamiento adecuado para un adolescente e incluso para un niño. Si sólo retrocede hasta una etapa caracterizada por un razonable grado de madurez, detectar la regresión es relativamente difícil. La persona, en esencia, desanda el camino recorrido hasta alcanzar un modo de vida anterior en que la adaptación era más fácil de lograr.


Un ejemplo de regresión puede ser el caso de una persona que es abandonada por su pareja y se refugia en revivir una y otra vez durante largos periodos de tiempo otros traumas parecidos de su pasado. El beneficio secundario de la Regresión es que evita que la persona se posicione en el presente y tome opciones maduras para enfrentar la situación. Este mecanismo es un ejemplo de cómo alguien se va a un sufrimiento para evitar otro que le resulta más amenazante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...