viernes, 17 de marzo de 2017

Comparación entre la filosofía de Hume y Nietzsche

Por Lucía Rguez.

Como ya sabemos, Hume es un empirista, lo que quiere decir que todo conocimiento debe ser justificado acudiendo a los sentidos, no podemos conocer nada que no haya sido captado a través de estos. Otros empiristas vistos en clase serían John Locke, el iniciador de esta corriente y el obispo Berkeley. Sin embargo, estos no serán de pensamiento tan drástico como lo sería Hume respecto a lo que conocemos.

Hume es considerado un escéptico, según su filosofía no se puede conocer nada con certeza, desmonta así el dualismo cartesiano que imperaba en la época, la existencia de un mundo, e incluso del yo, etc. Al creer así, no podía de ninguna manera aceptar la existencia de un Dios. Niega su existencia apelando al problema del mal en el mundo. La religión tiene su origen en el sentimiento de miedo de la gente y en la ignorancia de las causas de los eventos de la naturaleza.

Esta manera de ver el mundo, centrando su filosofía en la naturaleza humana, el escepticismo, la negación de la utilidad de la metafísica, etc., recuerda bastante a otro filosofo del siglo XX del que ya hablamos alguna vez, Friedrich Nietzsche. En ambos filósofos podemos encontrar una gran cantidad de similitudes. En cierto modo se podría considerar a Hume como una gran influencia sobre la filosofía de Nietzsche e incluso sobre la corriente filosófica del nihilismo.

Algunas de las similitudes más evidentes son:

Como ya mencioné, ambos filósofos eran naturalistas, colocando la mentalidad humana como una parte más de la naturaleza, sujeto de los mismos mecanismos que dirigen el resto de eventos naturales. Por esto criticaran con fuerza a los antiguos filósofos racionalistas y dualistas pues encontraban estas creencias dañinas a la mente humana ya que paraban el progreso filosófico. Creían que debemos aceptar la vida por lo que realmente es, y aceptar nuestra incapacidad de alcanzar un conocimiento total.

Cada uno desde su tradición denunció el concepto que ya veníamos viendo de la metafísica. Según Hume y Nietzsche, esta solo se usaba para intentar justificar idealismos, cosas a las que no podían encontrar explicación de otra manera como podía ser el conocimiento de las ideas o la naturaleza los seres humanos.

Algunas de las razones que presenta Hume para negar esta creencia es que no podemos estar realmente seguros de nada, como ya mencioné, es un escéptico además de un empirista, por lo cual no aceptará como posible ningún conocimiento que no se respalde con una impresión, algo que hayamos captado a través de los sentidos. Y dado que no podemos probar al cien por cien que existimos tanto nosotros como el mundo, y no tenemos impresiones de ello no podemos aceptarlo como verdadero. De esta manera irá negando la metafísica que imperaba en su época, demostrando que no tiene sentido de ser. A este problema Nietzsche le dará un enfoque distinto, más crítico con el ser humano, pues una de las razones que dará para negarla será que este se crea a través de la incapacidad de aceptar un destino trágico, los hombres se sienten impotentes ante una vida llena de sufrimiento y la niegan, creando otra realidad, perfecta, donde pueden apoyarse para poder aceptar su situación.

En lo que respecta a la moral, Nietzsche y Hume coinciden en algunos aspectos, entre los que destacan la crítica a las morales racionalistas, la no existencia la objetividad moral y la defensa de las emociones y los sentimientos como origen de la moralidad.

Para Hume, el juicio de una acción se basa en los sentimientos que nos evocan, lo que se llamaría emotivismo moral. No hay un conocimiento que permita dictaminar el grado o desagrado de un hecho. Por tanto, la razón y el entendimiento no son suficientes para explicar la moral. De manera parecida, Nietzsche se muestra contrario a una moral basada en la razón, aunque alude a la necesidad de buscar en la biología, en el instinto y en la pasión los valores que hacen un mejor ser humano, que él llamaría superhombre. Aquí podemos encontrar una gran diferencia entre los filósofos, mientras que para Hume, la finalidad de la moral es que sirva de utilidad para el ser humano, Nietzsche lo que busca es la mejoría de la moral individual, sin la necesidad de ser útil a la sociedad. De hecho, uno de los sentimientos de los que habla Hume es el de la simpatía, este sentimiento de compasión es bueno, porque es útil para el conjunto de la sociedad. Sin embargo, Nietzsche crítica cualquier sentimiento que signifique compasión o piedad, pues los califica de valores inferiores. Los que él propone son los de la fuerza, el coraje… los propios del superhombre.

En conclusión, resulta interesante ver las diferencias y parecidos que se presentan en ambos filósofos. Además de sus similitudes en el pensamiento, resulta interesante ver como ambos, de manera distinta, se opusieron a lo que era más aceptado en su época, atreviéndose a predicar sus propias ideas incluso cuando no son bien aceptadas, como le pasó a Hume cuando negó de la existencia de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...