martes, 7 de febrero de 2017

Trastorno de la personalidad por evitación.


Por Raquel Santos-Juanes, Elena Magdalena, María Hernández y Naranco Álvrez.

El trastorno de la personalidad por evitación está caracterizado por la sensibilidad de la persona a las opiniones de los demás y a la evitación consecuente de las relaciones.

Causas:

La causa del trastorno de personalidad por evitación no está definida claramente, pueden influir en ella una combinación de factores sociales, genéticos y biológicos. El trastorno puede estar relacionado con factores temperamentales heredados. Más específicamente, varios trastornos de ansiedad en la infancia y la adolescencia se han asociado con un temperamento caracterizado por la inhibición (timidez, miedo, desconfianza, apocamiento)

Aproximadamente el 1% de la población padece este trastorno.

Síntomas:

Las personas con trastornos de la personalidad por evitación no pueden dejar de pensar en sus propias limitaciones y se relacionan con otras personas sólo si creen que no serán rechazadas. La pérdida y el rechazo son tan dolorosos para estas personas que prefieren estar solas antes que arriesgarse a tratar de relacionarse con otros. Una persona con el trastorno de la personalidad por evitación puede: 
  • Ser fácilmente lastimada cuando la gente la crítica o la desaprueba. 
  • Refrenarse demasiado en las relaciones íntimas. 
  • Resistirse a involucrarse con la gente. 
  • Evitar actividades o trabajos que impliquen contacto con los demás. 
  • Ser tímida en situaciones sociales por miedo de hacer algo mal. 
  • Hacer que las dificultades potenciales parezcan peores de lo que son. 
  • Mantener el punto de vista de que no son buenas socialmente, no tan buenas como los demás, o que son poco atractivas. 
Tratamiento:

Se puede emplear distintas modalidades psicoterapéuticas, tales como entrenamiento en habilidades sociales, terapia cognitiva, exposición gradual para aumentar gradualmente el contacto social, terapia de grupo para la práctica de habilidades sociales, y, a veces, terapia farmacológica, sobre todo aquellos psicofármacos que también se usan para la fobia social ; aunque el tratamiento más efectivo es la psicoterapia, que ayuda a estas personas a ser menos sensibles al rechazo. 

Una cuestión clave para tratar a estos pacientes es que consigan establecer confianza hacia el terapeuta, ya que las personas con trastorno de personalidad por evitación pueden evitar las sesiones de tratamiento por desconfianza o miedo al rechazo. 

No está demostrado que el entrenamiento en habilidades sociales y la exposición gradual modifiquen las conductas definitorias del trastorno, pero sí mejoran el funcionamiento social. Algunos estudios ponen en duda las modificaciones obtenidas en las conductas sintomáticas propias del trastorno y su mantenimiento a largo plazo. 

Ejemplos:

El famoso Michael Jackson tenía este tipo de trastorno. Llevaba máscaras y disfraces cuando aparecía en público, y no parecía disfrutar de la atención del público de la misma forma que lo hacen otras estrellas. También construyó un parque de atracciones en su propiedad para que pudiera ir allí sin encontrarse con las multitudes de los parques públicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...