martes, 21 de febrero de 2017

Spinoza y su concepción de Dios.

Por Marco Antonio Fdez.

Baruch Spinoza es un filósofo neerlandés del siglo XVII, nacido concretamente en Ámsterdam. Su filosofía se vio muy influenciada por el pensamiento de Rene Descartes. Spinoza, de hecho, pertenece a la corriente filosófica del racionalismo. Pese a ello, Spinoza no estuvo de acuerdo con muchos de sus planteamientos finales, por ejemplo Spinoza realizó la distinción entre entendimiento e imaginación, entre pensamiento lógico y confusa asociación de ideas... Cabe destacar también que los problemas a los que se enfrentaba eran resueltos de una manera aún más matemática que como lo hacía Descartes. Muchos historiadores de la filosofía lo catalogan como un doble racionalista. 

Hoy hablaremos no de la filosofía general de Spinoza, sino solamente de su concepción de Dios, el denominado panteísmo. Como dije, la influencia de Descartes es notable. Adopta las tres substancias cartesianas (res cogitans, res infinita y res extensa), y la sintetiza en una, una substancia divina, con doble cara, que a veces se identifica con Dios, y otras veces con la Naturaleza (Deus sive natura). Recordemos que en Descartes había surgido el problema de cómo relacionar alma (pensamiento) y el cuerpo, problema que nuestro filósofo resolvió de una manera muy insatisfactoria, haciendo que algo infinito se comunique con algo finito mediante algo que es finito. En Spinoza ya no encontramos ese problema, pues se puede conocer el mundo por entendimiento (Dios) que aprehende de la realidad, pues el alma es una réplica del pensamiento divino. Pero en Spinoza alma y cuerpo son la modificación finita de la substancia infinita que es Dios. Una réplica finita de Dios. Todo permanece y proviene de Dios, así pues el alma y el cuerpo también, pero esto son substancias finitas, que poseen cualidades de Dios. Spinoza afirma la autosuficiencia de la razón, niega la trascendencia de Dios y su garantía de verdad, recordemos que en Descartes, Dios era el garante de su criterio de verdad.


Dios se identifica con toda la naturaleza porque, si Dios no lo abarcara todo no sería infinito, la naturaleza no está fuera de Dios, y nosotros como naturaleza tampoco. Dios es inmanente, todo es por sí y para sí. Descartes consideraba que Dios era infinito sí, pero era solamente infinito en su género, y si afirmásemos esto, estaríamos diciendo que no es perfecto, y sin embargo sabemos que es perfecto, e infinito:
"Por Dios entiendo un ser absolutamente infinito, esto es, una substancia que consta de infinitos atributos, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e infinita.
Explicación: Digo absolutamente infinito, y no en su género; pues de aquello que es meramente infinito en su género podemos negar infinitos atributos, mientras que a la esencia de lo que es absolutamente infinito pertenece todo cuanto expresa su esencia, y no implica negación alguna."

También deberíamos mencionar que con el panteísmo, la idea de la existencia de un Dios personal desaparece, pues no existe, ya que Dios es todo, no hay un ser omnisciente, omnipotente que lo haya creado todo, sino que el universo todo es ese Ser. Dado que toda realidad forma parte de Dios, o es una parte de Dios, y dado que este no es una sustancia simple, cada parte de Dios es una manera en la cual, este se presenta al entendimiento. Espinosa llamaba "atributo" a cada una de las maneras o aspectos en los cuales Dios se presentaba a nuestro entendimiento. Ahora bien, como Dios o la Naturaleza es infinito, sus atributos también lo son, y las personas no sería más que modos finitos de Dios. Así pues Dios en Spinoza tendría como atributos no sólo la infinitud y la perfección, sino todos, pues sino es imposible que fuese perfecto.

Hagamos una síntesis: Descartes afirma la existencia de Dios y del alma, y coloca a Dios como sustento de su criterio de verdad. Hay muchos problemas cuando hablamos de conocer, pues para esto hace falta el alma (pensamiento), que se relaciona con el cuerpo mediante la glándula pineal, una realidad infinita y finita, unida por algo finito. Con el panteísmo de Spinoza estos problemas desaparecen. El neerlandés también afirma la existencia de Dios, pero no de un Dios personal cuyos atributos son la perfección y la infinitud, sino de un Dios que se manifiesta en todas partes, una única substancia manifestada en múltiples formas, una de ellas el ser humano, compuesto de alma y cuerpo, que es un reflejo finito del Dios infinito del que todo procede. Porque Dios, repito, se manifiesta en todo, Deus sive natura, y no es un Dios creado, sino que lo que creemos como algo creado no es más que el mismo Dios manifestado en el universo.

DEFINICIÓN CLARA DE PANTEISMO: Creencia, concepción del mundo, y doctrina filosófica, según la cual el universo, la naturaleza y Dios son equivalentes. El panteísmo, alejándose del teísmo, identifica Dios y el mundo, no lo aleja. Pero podemos entender el panteísmo como desarrollo de la manifestación de Dios (teofanía), o desde un punto de vista ateo, panteísmo ateo o naturalista, concibiendo a Dios como autoconciencia del mundo.  Spinoza es el introductor del panteísmo en el mundo moderno, pero no el creador de esta doctrina, y hay muchos otros autores panteístas, de hecho todos estos son anteriores a Spinoza: Amonio Sacas, Filón de Alejandría, Escoto Erígena...  En la actualidad, derivada de la filosofía panteísta, se creó la religión panteísta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...