viernes, 3 de febrero de 2017

La metafísica de Aristóteles.

Por Raquel Santos-Juanes.

Aristóteles fue un filósofo nacido en Estagira en el siglo IV a.C. Fue discípulo de Platón pero a medida que fue madurando se separó de él hasta criticar duramente sus teorías. Es el fundador del Liceo, donde las clases se impartían dando largos paseos. Fue preceptor de Alejandro Magno.

El aspecto que más critica de Platón y su teoría de las Ideas es la existencia separada de las mismas. Si la esencia de las cosas no está en las cosas es que entonces no se trata propiamente de su esencia. En resumen, las Ideas existen pero no son trascendentes sino inmanentes a los seres particulares. En lo que Sócrates, Platón y Aristóteles concuerdan es en la necesidad de establecer un conocimiento que permita llegar más allá de la simple opinión.

Aristóteles dedicó una serie de escritos al tema de la ontología que fueron designados por Andrónico de Rodas bajo el nombre de Metafísica, es decir, “lo que está más allá de la física”.

En esta redacción voy a comentar la teoría de las cuatro causas, la substancia y los accidentes, la teoría hylemórfica, la potencia y el acto y, por último, el Primer Motor.

El sentido con que Aristóteles utilizó el término causa era muy amplio. La definió como “todo lo que concurre en la constitución de algo”. En este sentido hay cuatro tipos de causa:

  • Causa material: es el sustrato material del que está hecho una cosa.
  • Causa formal: es la esencia de una cosa, aquellas características que determinan lo que es.
  • Causa eficiente: es el agente o motor que produce el cambio.
  • Causa final: es para lo que sirve la cosa, la finalidad o telos del cambio.

Las dos primeras son intrínsecas y estáticas. Las otras dos son extrínsecas y dinámicas. Todo lo que puede ser llamado causa está en alguno de estos 4 tipos. Aristóteles reconoce a los filósofos anteriores el haber descubierto alguna de las causas (por ejemplo, los pitagóricos y Platón la causalidad formal) pero ninguno de ellos llegó a reunirlas todas juntas. La ciencia de Aristóteles es teleológica.

La filosofía para Aristóteles consiste en el estudio de la totalidad. La totalidad fue llamada por los presocráticos physis pero ya Parménides la denominó Ser. ¿Qué es el Ser para Aristóteles? Ésta es la pregunta del ser en cuanto al ser, no de tal o cual ser sino de todo lo que de un modo u otro es.

El Ser de Aristóteles no es unívoco ni equívoco u homónimo sino que es análogo, es decir, es uno pero se manifiesta de muchas maneras. La substancia es el verdadero ser, aquello que existe en sí y no en otro. La substancia son los seres particulares, la pluralidad de entes de la naturaleza. Aquello que no subsiste por sí mismo es denominado por Aristóteles accidente. Los accidentes son modificaciones del Ser y hay 10: entidad, cualidad, cantidad, relación, lugar... No hay substancia sin accidentes, ni accidentes sin substancia.

Cabe destacar que Aristóteles denomina (de un modo un tanto equívoco) a la primera de las categorías (entidad) como substancia segunda porque a pesar de que no subsiste por sí sola no es una modificación del Ser sino que lo constituye, y además es el objeto de la ciencia porque es la forma que se considera como universal.

Toda substancia es un compuesto (synolon) de materia (hyle) y forma (morphe).

La materia es como en Platón incognoscible pues es aquello que nos queda de las cosas cuando las despojamos de todas sus cualidades. Aristóteles distingue entre la materia segunda que lo es en el sentido relativo. Por ejemplo, la materia segunda respecto de la mesa es la madera. Y la primera que lo es en el sentido absoluto, es decir, respecto de todo.

La forma no es la disposición espacial de la materia, sino que es la estructuración esencial de la materia, es decir, el conjunto de características que hacen que una cosa sea lo que es y no otra. La forma de Aristóteles guarda relación con la Idea de Platón. Ambas son la esencia de las cosas. No obstante, las Ideas son trascendentes, independientes y autónomas mientras que las formas son inmanentes, dependientes y no autónomas. En Aristóteles aparece un avance que no estaba en Platón y es que la materia y la forma no entran en la composición del Ser sino que son maneras de hablar de él. 

Aristóteles va a rehabilitar la realidad del movimiento al hacer una distinción entre el Ser en acto y el Ser en potencia. La falta de esta diferenciación era la que había llevado a Parménides a negar el movimiento, que para Aristóteles constituye algo pensable que no encierra contradicción.

En todo ser, excepto en Dios o Acto Puro, están presentes dos realidades, lo que el ser es, o sea, el Ser en Acto, y lo que puede llegar a ser, la Potencia. La Potencia es el término medio entre el Ser y el No Ser que Parménides había negado.

El Acto de dice del Ser en cuanto a que es. Hay dos tipos:
  • Energeia: encierra potencialidad, el ser no ha realizado todavía su esencia y sigue transformándose para alcanzar la perfección.
  • Entelequia: no encierra potencialidad, es perfecto, Aristóteles lo identifica con Dios.
La Potencia se dice der Ser en cuanto a que puede llegar a ser algo distinto de lo que es. Aristóteles distingue entre:
  • Potencia activa: es la habilidad o capacidad de los seres naturales para producir el movimiento o cambio en otros.
  • Potencia pasiva: es la posibilidad de cambio de algo si actúa sobre ello una potencia activa.
Aristóteles defiende la prioridad del acto sobre la potencia en un triple sentido: lógico, temporal y ontológico.

Para terminar, vamos a hablar del Primer Motor o Dios.

Aristóteles defiende la eternidad del movimiento pero también el Principio General del Movimiento según el cual todo lo que se mueve se mueve por otro. Nada se produce sin causa, no hay movimiento espontáneo. Los agentes que producen el movimiento se denominan motores. Según Aristóteles no puede existir una cadena infinita de motores móviles porque estos serían meros eslabones, intermediarios que se limitarían a transmitir el movimiento, no a generarlo. Por ello, Aristóteles introduce un Primer Motor Inmóvil que genera el movimiento por toda la eternidad. El Primer Motor es Acto Puro, no es nada en potencia porque el acto es anterior a la potencia y por definición no hay nada anterior al Primer Motor. Es perfecto, incorruptible, inmóvil, puro pensamiento. 

El Primer Motor no es como en Platón un Dios Creador sino que se limita a generar el movimiento. Es preciso explicar que todas las cosas de la naturaleza tienden a su perfección, por ello podemos decir que el Primer Motor mueve más con causalidad final que con causalidad eficiente; mueve más por atracción que por contacto. 

En conclusión, todo lo explicado por Aristóteles en la Metafísica (Filosofía Primera) está íntimamente relacionado. Podemos decir que la Materia está en potencia pasiva de la forma. La materia primera es pura potencialidad y la forma es la esencia, es lo que determina que la materia sea una cosa y no otra. Aristóteles hace que el movimiento vuelva a ser una realidad y explicará por qué se produce, qué tipos hay y la organización de universo en la Física a partir de la distinción realizada entre Ser en acto y Ser en potencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...