miércoles, 8 de febrero de 2017

Blaise Pascal.

Por Raquel Santos-Juanes.

Blaise Pascal nació en Clermont (Auvernia, Francia) el 19 de junio de 1623, cuando Descartes contaba con 27 años. Su padre Etienne Pascal era un hombre de cultura y se encargó personalmente de su educación; su madre Antoinette Bégone murió cuando Pascal tenía cuatro años. Tuvo dos hermanas, Gilberte y Jaqueline, y ambas desempeñaron papeles esenciales en su vida.

Pascal fue un notable matemático y físico, pero también religioso y filósofo; hombre de ciencias y de letras, es una de las figuras más importantes del siglo XVII. Tenía 14 años cuando fue admitido en las discusiones científicas semanales dirigidas por Mersenne, de las cuales nació la Academia Francesa de Ciencias y donde se pone en contacto con Descartes. En 1640, con 16 años, publica Essai sur les coniques donde expone el “Teorema de Pascal”. Entre otras de sus aportaciones al campo de las matemáticas, se encuentra la creación de la primera máquina para realizar operaciones aritméticas que asentaría las bases para el desarrollo de las calculadoras y la publicación en 1654 del Traité du triangle arithmétique acerca del triángulo de Pascal y los coeficientes binomiales, donde también formuló el principio de demostración por inducción matemática. Los principios expuestos por Pascal permitirían a Leibniz y Newton realizar sus importantes avances.

No obstante, a partir de 1654 cuando se vuelve muy melancólico, ensimismado e introvertido y podemos señalar el comienzo de un ciclo más místico. Durante estos años contacta de manera directa con la abadía de Port-Royal donde el jansenismo comenzaría a influenciarlo enormemente.


Breve explicación del pensamiento de Pascal:

La filosofía del renacimiento y la modernidad tiene características que le son propias, esencialmente el rechazo al sistema intelectual medieval, la búsqueda de una metodología precisa que condujera a un conocimiento firme y seguro del universo y la preocupación por proclamar libertad religiosa, política y económica.

En la modernidad aparecen proyectos filosóficos interesantes como el de Descartes y el de Pascal. Estas dos propuestas filosóficas se distancian una de la otra en muchos aspectos, pero hay elementos comunes entre ellas.

Para empezar, el objetivo de la filosofía de Descartes es establecer un fundamento metafísico, una teoría sobre la realidad que permita comprenderla y sobre la que sustentar los conocimientos científicos y matemáticos. Descartes aplica la duda metódica para comprobar si realmente los conocimientos considerados como verdaderos lo son. En cuanto al conocimiento sensible entiende que es muy poco de fiar y por ello rechazable: los sentidos nos engañan. Y en cuanto al conocimiento de las matemáticas también debemos dudar de su veracidad (Dios engañador). Desechando estos conocimientos llega Descartes a un principio totalmente claro e indudable: la realidad del pensamiento (Cogito Ergo Sum). Sobre el pensamiento y a través de las reglas del método se propone construir las realidades complejas. 

El método cartesiano como medio para descubrir toda la verdad que esconde el universo, apoyado únicamente en el pensamiento, le parecería a Pascal como una mesa de dos patas, es decir, insostenible. Pascal no confía en un único camino para alcanzarla, sino que confía en todos. Valora tanto la razón como el corazón, la ciencia como la religión, la poesía como la filosofía… Estos conducen a la verdad, aunque con lógica y mecanismos diferentes, siendo la certeza, evidencia y firmeza de los resultados la misma. Las diversas dimensiones del ser humano deben apoyarse las unas a las otras, pues en último término todas buscan lo mismo, pues todas forman parte del hombre. Pascal defiende que la misión tanto de la ciencia como de la religión es la misma: “dar a conocer el hombre al hombre”. Blaise Pascal es un hombre que se preocupó del hombre, y dedicó a su estudio prácticamente toda su vida.

Por otro lado, Pascal concibe la vida en un sentido verdaderamente trágico, pues la ve como tremendamente miserable en el sentido en que el hombre se encuentra arrojado en el mundo, sin conocer por qué ni para qué. Para Pascal es hombre se caracteriza por su debilidad, cualquier cosa puede acabar con él. Sin embargo, hay un aspecto que engrandece al hombre aún más que el universo, pues éste último, a pesar de su infinita grandeza no es capaz de reconocer su naturaleza, pero el hombre, con todo y lo frágil que puede llegar a ser, reconoce su fragilidad por el pensamiento: “el hombre es una caña que piensa”. El hombre, además de comprender cómo es, se reconoce como punto medio entre el infinito y la nada, pues siendo realidad finita se encuentra suspendido entre dos infinitos: la grandeza y la pequeñez, el todo y la nada.

La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez.

En conclusión, Pascal es un pensador claramente influenciado por la religión (búsqueda de Dios) que no se centra únicamente en un campo del saber sino que los abarca todos porque para él, el saber es el conocimiento de la verdad y todo el hombre, en todas sus dimensiones, aspira a la verdad; aunque no pueda alcanzarla por completo por ser un ser finito.

Fuentes: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...