viernes, 20 de enero de 2017

Alejandría, el comienzo de la ciencia.

Por Elena Magdalena.  

Durante la historia, ha habido dos hechos que han tenido una gran importancia en el avance de la ciencia. El más actual ha sido la invención de la imprenta, que ha hecho que acceder a los conocimientos sea algo mucho más fácil; pero muchos años antes hubo un acontecimiento muy importante, que fue la construcción de El Museo, que se convirtió en el centro mundial de la vida científica de la época, y la biblioteca de Alejandría, el mayor depósito de registros de información hasta entonces organizados.

A lo largo de toda la historia, la cultura que más aportaciones ha dado para el desarrollo de la ciencia, ha sido la cultura griega; pero los griegos no solo tuvieron gran influencia en la ciencia, sino también en la forma de vida del resto del mundo, ya que crearon la democracia, la medicina, la filosofía… La época en la que tuvo lugar el mayor desarrollo del conocimiento científico fue a partir del siglo III a.C. en la ciudad de Alejandría. En ese momento, había bastante libertad intelectual y predominaban una lengua y cultura griega que eran compartidas en todo el Mediterráneo oriental.

Ptolomeo
La dinastía de los Ptolomeos le daba gran importancia a la transmisión del saber; es por eso que Ptolomeo I (el creador de esta dinastía), durante su reinado (305 a.C. 285 a.C.) creó la biblioteca de Alejandría. La finalidad de esta biblioteca era reunir una colección de libros internacionales: obras griegas y traducciones al griego de obras escritas originalmente en otras lenguas del Mediterráneo, el Medio Oriente y la India. Se sabe que en la época de máxima plenitud llegaron a haber hasta 700.000 manuscritos en la biblioteca (que equivalen aproximadamente a 100.000 libros impresos actuales).

Años después, su hijo Ptolomeo II construyó el Museo, que se considera el establecimiento científico más antiguo del mundo. El edificio tenía habitaciones en las que residían sabios, médicos y gramáticos, que además de estudiar e investigar, daban clases y conferencias a los jóvenes que quisieran aprender. Llegó a haber casi 14.000 alumnos en Alejandría. Además de habitaciones, también constaba de varios apartados dedicados al saber: había un jardín botánico con plantas de todos los países conocidos, una colección zoológica, un observatorio astronómico y una sala de anatomía. En el siglo III a.C. se desarrolló en este templo del saber una nueva ciencia: la alquimia, que fue el embrión de la química, que surgió siglos más tarde.

Aristarco de Samos
Entre los sabios que daban clases en el Museo, se encontraban algunos muy famosos en toda la Historia como: Arquímedes (que fue físico, inventor, ingeniero, astrónomo y matemático. Tiene inventos muy conocidos, como el tornillo de Arquímedes), Euclides (fue un importante matemático y geómetra; escribió un libro, Elementos, en el que recogía los conocimientos que había en la época sobre las formas regulares: triángulos y conos, círculos y esferas, etc), Hiparco de Nicea (fue astrónomo, geógrafo y matemático; calculó la duración de un año determinada por las estaciones, también realizó el primer catálogo de las estrellas), Aristarco de Samos (fue astrónomo y matemático; propuso el modelo heliocéntrico del sistema solar y estudió la distancia y el tamaño del sol), Eratóstenes (fue astrónomo, geógrafo, matemático y filósofo; estableció por primera vez la longitud de la circunferencia de la Tierra y compuso un mapa bastante exacto de esta, solo se equivocó en 90 km respecto a las dimensiones actuales (la tierra tiene 40.000 km aproximadamente)).

Bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...