sábado, 5 de noviembre de 2016

El problema de la herencia: el neodarwisimo.

A pesar de lo sugerente de la explicación de Darwin, su descripción de los mecanismos evolutivos mantenía el núcleo del problema sin explicar, hecho este que no se le escapaba a él mismo que era consciente de que ciertas variaciones se heredan mientras que otras no.

Los planteamientos actuales de los evolucionistas se nutren, además de las contribuciones de Darwin sobre la selección natural, de un mejor conocimiento sobre las mutaciones, así como las aportaciones mendelianas respecto de los mecanismos de la herencia biológica. Por lo que se refiere a las mutaciones, el neodarwinismo o teoría sintética de la evolución -que así se denomina a los partidarios de la teoría evolucionista "actualizada" - sostiene que esas alteraciones del patrimonio hereditario de la especie (las mutaciones) son las que han originado los caracteres que diferencian las distintas razas y variedades de animales domésticos y plantas cultivadas. Aunque en sus estudios sobre el origen de las especies Darwin reconoció la existencia de estas variaciones espontáneas y bruscas de los organismos, fue el botánico holandés Hugo de Vries quien en 1901 las interpreto correctamente y las designo con su nombre actual. Hoy en día sabemos que las mutaciones pueden producirse experimentalmente al descubrirse alguna de las causas que las provocan, por ejemplo, temperaturas muy altas o muy bajas, luz ultravioleta, radiaciones de onda corta (rayos x), ciertos agentes químicos, etc. El interés del conocimiento del fenómeno de las mutaciones es enorme para poder explicar con rigor la evolución biológica, ya que son las responsables de la aparición de caracteres nuevos que, por afectar a la carga genética del individuo, serán hereditarios. No obstante, en la medida en que las mutaciones son fenómenos dependientes estrictamente del azar (es absolutamente aleatorio el individuo afectado por la mutación y el gen mutado), por sí solas no podrían explicar el fenómeno de la evolución. En resumen, este cuerpo de doctrina que se denomina neodarwinismo vendría a sostener fundamentalmente las siguientes tesis:

  1. Por efecto de las mutaciones, los caracteres de los organismos experimentan variaciones hereditarias. La frecuencia de las mutaciones es mucho mayor de lo que se creía, estimándose que en todas las especies, desde las más elementales hasta las más complejas, se produce una mutación en la proporción de un individuo por cada medio millón.
  2. En la Naturaleza se realiza inexorablemente una labor selectiva, mediante la anulación genética de los individuos que» casualmente, resulten con genes o complejos de genes desfavorables para sobrevivir en un determinado medio ambiente o para competir con otros individuos mejor dotados. De este modo se puede comprender la variación progresiva, en el sentido de una mejor adaptación, de todos los seres vivos. Así, mientras las mutaciones ocasionan las variaciones al azar. La selección natural dirige el curso de la evolución eliminando las variaciones no adaptativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...