martes, 15 de noviembre de 2016

El lenguaje humano.

Empecemos con la respuesta al problema planteado. En realidad es pretencioso hablar de “lenguaje animal” como lo hemos hecho. Es verdad que los animales se comunican, son capaces de enviarse mensajes muy complicados, como en el caso de las abejas, pero no es verdad que posean un “lenguaje”. ¿qué es lo que hace que no podamos llamar a las comunicaciones animales “lenguaje”? Los lingüistas hablan de cuatro puntos importantes que diferencian una comunicación de un lenguaje.

1. La doble articulación: en el sistema animal los significantes no pueden descomponerse. Por significante debemos entender la forma que adopta el mensaje (en el caso de las abejas un círculo, por ejemplo. En el caso de la comunicación humana un mensaje oral). Pues bien, en el caso de los animales los significantes son tan simples que no pueden descomponerse en elementos más simples. Cada significante está dotado de un significado fijo y no puede combinarse con otros significantes para dar lugar a una nueva comunicación. En el caso del lenguaje humano, los morfemas y fonemas se combinan de infinitas maneras para dar lugar a infinitas posibilidades de comunicación.  Los lenguajes animales tendrían únicamente una sola articulación, mientras que el humano tiene una doble articulación. Los animales a través de un número limitado de, por ejemplo gruñidos, pueden comunicar un número limitado de significado (a un gruñido un significado); en esto radica su única articulación. En el lenguaje humano, a partir de un número limitado de significantes: los morfemas y fonemas (primera articulación), mediante su combinación, podemos conseguir un número ilimitado de mensajes.

2. En el lenguaje animal no se establece una verdadera relación entre emisor y receptor: En el lenguaje animal únicamente se da una comunicación entre un emisor y un receptor (la abeja hace un círculo y las demás se enteran de dónde está la comida), pero no hay ninguna posibilidad de réplica ni de hacer ningún comentario en el mismo código. Podemos decir que en el lenguaje animal NO HAY DIÁLOGO. 

3. Los símbolos del lenguaje animal son únicos para cada situación. Una situación particular sólo puede dar lugar a la articulación de un único mensaje. El lenguaje humano puede utilizar una infinidad de símbolos para cada situación. Esta situación es la que nos permite interpretar de diversos modos la realidad. Tenemos una riqueza de símbolos y a la vez tal ambigüedad que podemos usarlos de forma atrevida, inventando e imaginando posibles interpretaciones.

4. Los animales utilizan señales mientras que los humanos usamos símbolos. Tanto las señales como los símbolos son signos; un signo es cualquier objeto o hecho físico que representa otra cosa distinta de sí. Los animales son capaces de comunicar los peligros de una situación determinada, las necesidades, los deseos, el lugar donde se encuentra comida; lo hacen a través de un rugido, de un movimiento, de la expresión facial y corporal... etc. Todos estos signos que utilizan los animales para comunicarse vienen determinados por la especie, están, por así decirlo, inscritos en el código genético de cada animal; es absolutamente innato que toda una manada de gacelas eche a correr a la señal (un sonido o un gesto) de cualquiera de ellas para evitar el ataque de un depredador, por ejemplo. Podemos decir que las señales son un tipo de signos en que la relación entre el signo y el significante es natural: es una señal el humo que anuncia fuego, pero también es una señal el rugido que anuncia hostilidad.

El lenguaje humano no está formado por señales, sino por símbolos. Los símbolos son un tipo especial de signos en los que no existe ninguna relación entre el significante y el significado; son absolutamente convencionales. Esto permite que los seres humanos, creadores de símbolos, sean capaces de construir representaciones completamente abstractas y absolutamente nuevas. La capacidad de inventar símbolos es lo que precisamente le permite al ser humano imaginar mundos distintos, crear realidades imaginarias (y después llevarlas a cabo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...