miércoles, 30 de noviembre de 2016

Aristóteles y la música.

Por Victoria Harris.

Aristóteles (en griego antiguo: Ἀριστοτέλης, 384 a. C.-322 a. C.) fue un filósofo, lógico y científico de la Antigua Grecia cuyas ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente por más de dos milenios. Es reconocido como el padre fundador de la lógica y de la biología, pues si bien existen reflexiones y escritos previos sobre ambas materias, es en el trabajo de Aristóteles, donde se encuentran las primeras investigaciones sistemáticas al respecto. Fue discípulo de Platón y de otros pensadores durante los veinte años que estuvo en la Academia de Atenas.

Elaboró un cuadro del conjunto de las ciencias mucho más rico del que puede encontrarse en Platón. Ordena el conjunto de las ciencias atendiendo primero a un criterio de finalidad y segundo al objeto de que cada ciencia se ocupa. Existen 4 tipos de ciencias: ciencias teóricas, ciencias prácticas y ciencias productivas. Dentro de las ciencias productivas se encuentra la Música, el tema del que trata la entrada de hoy.

En su obra “La Política” señala que cuatro son las materias que se acostumbra enseñar: lectura, escritura, gimnasia y música. La música nos acostumbra a recrearnos correctamente. Para Aristóteles la música tiene un propósito: el divertimiento de los hombres libres. El filósofo ve elementos positivos en la música y comenta “La música contribuye al reposo”. Se adentra en los efectos de la música, diciendo que “la música da placer… y la virtud de gozar, amar y odiar rectamente”. Supone que estos efectos se deben a que: “... en los ritmos y las melodías que encontramos las semejanzas más perfectas en consonancia con su verdadera naturaleza de la ira y la mansedumbre, de la fortaleza y la templanza, como también de sus contrarios y de todas las otras disposiciones morales, los ritmos, unos tienen un carácter más reposado, otros más movido, y de estos unos inducen emociones más vulgares, y otros otras más propias de un hombre libre”. La música, al ser unas de sus propiedades el placer y el reposo, es obligatoria en la educación del hombre libre.

La ontología aristotélica se divide en tres categorías para explicar al hombre en su aspecto vital: vida vegetativa, vida sensitiva y vida intelectiva. Si la música se entiende como una construcción humana parecida a la del hombre, las características serán similares. La vida vegetativa del hombre estará representada en la música por sus aspectos rítmicos, ya que ellos son los que mejor expresan las cuestiones del cuerpo (algunas melodías relajadas se podrían relacionar con expresiones y actitudes relajadas). La vida sensitiva se puede relacionar con los aspectos melódicos de la música, por ejemplo el autor de una canción romántica puede expresar su vida afectiva. La vida intelectiva se representa en música por su pensamiento armónico o de los sonidos simultáneos.

Aristóteles también influye en la historia de la música, es la medida y el orden en las composiciones musicales, por ejemplo las composiciones adoptan un cierto orden en los movimientos de las obras, que por supuesto varía de acuerdo con la época pero que aún en la música contemporánea es perceptible a nivel estructural de la composición musical el orden y la medida.

“La música purifica las pasiones y provoca en los humanos una alegría inocente y pura.” ― Aristóteles.

Fuentes utilizadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...