viernes, 14 de octubre de 2016

¿Verdadero o falso? Trabajo para la razón

Por Sara Suarez.

Alétheia. Aquello que es verdadero, aquello que no está oculto.


Seguramente el mejor camino para llegar a la verdad en sí misma sea la razón, el pensamiento lógico que empezó a abrirse camino hacia el siglo VI a. C.  Epiménides de Creta fue un filósofo y poeta que vivió en este siglo. Se cuenta que estuvo durmiendo en una caverna durante 57 años; hay quienes dicen que vivió 154, otros que fueron 167 , otros apostaban por 298... En definitiva, que las leyendas no fueron pocas.

Famosa es su paradoja del cretense o del mentiroso, de la que existen múltiples versiones. Lo cierto es que no es fácil determinar el tema del que trata, así que dejo la puerta abierta para que cada uno se sitúe en el bando que considere: ¿Trata sobre la falsedad?, o, en caso contrario... ¿Trata sobre la no falsedad?

Epiménides dice: "Todos los cretenses son mentirosos. Yo soy cretense."

Este primer enunciado ya nos trae problemas puesto que, si él es cretense ¿lo que nos afirma es verdad o es mentira? Empezaremos diciendo lo que es un mentiroso: alguien que solamente hace afirmaciones que son falsas. Esta definición es común en el estudio de la lógica, y es posible obtener esta paradoja con menos ambigüedad si la formulamos como:

Todos los cretenses son personas cuyas afirmaciones son siempre falsas.

Siguiendo esta definición parece que Epiménides está afirmando que miente, pero, ¿sería esto cierto? Si supones esta afirmación como cierta, Epiménides estaría reconociendo que, como buen cretense, está mintiendo al afirmar dicha definición y, por lo tanto, seria falsa y alcanzaría una autocontradicción. Si supusiéramos que es falsa no alcanzaríamos una contradicción, ya que dejaría ver que hay como mínimo un cretense (que no tiene por qué ser Epiménides) que dice la verdad. Es decir, es perfectamente posible que la afirmación sea falsa.

Con las conclusiones sacadas hasta el momento es fácil darnos cuenta de que nuestro filósofo comete una falacia al decir que todos los cretenses son mentirosos, por lo que se trata de una falsa paradoja. Las proposiciones deben basarse en hechos demostrados, y estos no lo son.

Empezaremos el razonamiento por otro lado, por un hecho probado: Epiménides es cretense.
Epiménides dice que lo es -----> Epiménides dice la verdad

Según esto seguiríamos afirmando lo siguiente:

Todos los cretenses mienten siempre (si es que es cierto que nuestro filósofo dice la verdad) Epiménides en cretense y en ocasiones dice la verdad (por lo que es falso afirmar que TODOS los cretenses siempre mienten).

No todos los cretenses mienten siempre.
Epiménides dice que sí ----> Epiménides miente.

Llegados a este punto podemos replantear la paradoja de otro modo: Si Epiménides miente, es un mentiroso. Anteriormente habíamos dicho que mentiroso es aquel que miente siempre y sabemos que Epiménides ha dicho la verdad en alguna ocasión, luego...

Es falso que Epiménides siempre mienta.
Dado que es cretense, es falso que todos los cretenses siempre mientan.

Similares a esta paradoja creada ya al inicio de la filosofía hay otras muchas como las famosa "Esta oración es falsa" o "La paradoja de Pinocho" (Enlace a las dos:http://www.acertijos.net/paradojas2.html), o la versión que consistía en dos tarjetas colocadas una al lado de la otra, en una de ellas decía que la oración que estaba al lado era falsa, y en la otra que la oración que estaba al lado era verdadera (http://filosofia.laguia2000.com/ciencia-y-filosofia/la-paradoja-del-mentiroso).

Lo cierto es que la lógica y la infinidad de acertijos y paradojas que la rodean pueden hacernos entrar en un bucle de contradicciones del que no seamos capaces de salir nunca, pero al mismo tiempo tienen la llave para el desarrollo del pensamiento y el razonamiento, una de las características más importantes del ser humano.

FUENTES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...