domingo, 16 de octubre de 2016

Pitágoras y la música.

Por Elena Magdalena.

Los pitagóricos fueron una secta formada por filósofos, matemáticos, músicos y astrólogos que vivieron en la magna griega durante el siglo VI a.C. El fundador de este grupo fue Pitágoras de Samos (en la imagen de la derecha). Destacaron en materias muy diversas, como filosofía, religión, política y ciencia.

A diferencia de Tales de Mileto, que consideraba que el arjé era el agua, o Anaxímenes de Mileto, que pensaba que el principio originario de todas las cosas era el aire, los Pitagóricos consideraban que los números eran el principio general de las cosas, todo se reduce a números. Se le atribuyen a Pitágoras las oraciones: “Dios es, en efecto, número” y “Los números rigen el universo”.

Los pitagóricos se dedicaron al estudio de las matemáticas (debemos a ellos el perfeccionamiento del álgebra y la aritmética, además del teorema de Pitágoras entre otras cosas). También se le atribuye a Pitágoras el descubrimiento de las proporciones de los principales intervalos en la escala musical: el de cuarta, quinta, octava y el tono.

Experimento de Pitágoras

Para ello, realizó un experimento científico: construyó un instrumento llamado el monocordio (Era largo, en forma de flauta con aberturas y cóncava en el interior. Estaba dividida en nueve partes grabadas con nueve letras del alfabeto de arriba abajo; sobre las divisiones tenía una única cuerda de nervio). Utilizó este instrumento para descubrir la relación exacta, si es que la hay, entre los números y la armonía musical. Mediante este experimento, descubrió que las longitudes de las cuerdas que daban el tono, la cuarta, la quinta y la octava, eran proporcionales a 12, 9, 8 y 6. Y las razones entre los números 12, 9, 8 y 6 son iguales a las que hay entre 1, 3/4, 2/3 y 1/2, que son las más sencillas que se pueden formar con los números 1, 2, 3 y 4 (los números de la sagrada Tetractys). Con esto dedujo que en el número está la clave del tono musical, y por lo tanto, si la armonía musical depende de un número, la armonía del universo depende también del número (los pitagóricos hablaron de una armonía cósmica.

También relacionaron las distancias de los planetas con los intervalos musicales. Para ellos, las distancias entre las esferas tenían las mismas proporciones que existían entre los sonidos de la escala musical. Cada esfera producía el sonido que un proyectil hace al cortar el aire: las esferas más cercanas daban tonos graves, mientras que las más alejadas daban tonos agudos. Todos estos sonidos se combinaban creando un sonido armónico, una música celestial: la música de las esferas. Nosotros no percibimos este sonido armónico porque nuestro oído está acostumbrado a él desde el nacimiento, y porque cuando el sonido es continuado, necesita ser interrumpido para que lo podamos percibir.

A continuación dejo el link de una página que me ha parecido muy interesante y explica muy bien todo el experimento de Pitágoras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...