domingo, 25 de septiembre de 2016

Valor y Filosofía.

Hace un instante les decía que filosofía era un esfuerzo por adquirir certeza acerca de lo fundamental. Pero debo apresurarme a reconocer, que eso, sin más, no es filosofar: nuestros remotos abuelos ibericos, los que decoraban las paredes de la cueva de Altamira, y todos los humanos, desde la oscura frontera de su aparición, han hecho ese esfuerzo porque el hombre es un ser inseguro, y ciertamente no filosofaban. El intentar obtener un saber, un conocimiento adecuado de las cosas, para actuar adecuadamente sobre ellas de manera ajustada a sus propósitos, es algo que el hombre hace desde que lo hay. La filosofía consiste sí, en eso mismo, pero rechazando ciertas formas y técnicas de conocimiento y sustituyéndolas por otras. El hombre se haya siempre dotado de ciertas creencias que recibe de su entorno, es por ello constitutivamente un ‘heredero’, y confía -es decir cree- en determinados procedimientos como los más acreditados para orientar su existencia. Pues bien, la filosofía surgió en el ánimo de algunos hombres cuando se sintieron en desvío respecto a las creencias entonces vigentes, y tuvieron la audacia suficiente para sustituirlas por otras nuevas: la fe en el poder esclarecedor de la propia razón humana como superior de conocimiento, la fe en la mera razón como intérprete de la enigmática realidad que nos rodea”

Paulino Garagorri,  “Introducción a Ortega”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...