viernes, 5 de agosto de 2016

Las etapas del desarrollo psicológico del niño según Piaget (II): Los tres primeros estadios.

Podemos considerar en conjunto los tres primeros estadios, de los que destaca el último, llamado sensorio-motriz. Antes no se daba mucha importancia al niño de 0 a 2 años que ni siquiera hablaba. Piaget va a llamar la atención sobre el hecho de que es posiblemente uno de los momentos más importantes del desarrollo de cualquier persona. Desde el nacimiento hasta los 18 meses, el niño elabora unas estructuras mentales que van a decidir sus capacidades intelectuales y una serie de reacciones afectivas elementales que serán la base de su vida afectiva posterior. Al nacer, el niño es sólo instinto y es precisamente a través de estos instintos que va a empezar a reconocer el mundo. Por ejemplo: el niño nace con un instinto fundamental que le permite sobrevivir: chupar. Sin este instinto no podría alimentarse. Y va a ser mediante este instinto que el niño comienza a reconocer su entorno: es el momento en el que los niños chupan todo lo que tienen a su alcance. Se ha pasado de un instinto a una herramienta para conocer la realidad que le rodea. Los movimientos de las manos, de los brazos, son un ejercicio físico inicial y acaban siendo herramientas "intelectuales" del niño. Cuando un niño coge un objeto, realiza una actividad motriz y nada más. Pero si lo tira al suelo una y otra vez ya han transformado el acto motriz en un experimento sobre la ley de la gravedad.

Y si estira una ropa sobre la que se encuentra un juguete que le gustaría coger pero no puede alcanzar, nos encontramos ante una actividad de resolución de problemas: una actividad inteligente. Manipulando los objetos, el niño desarrolla su inteligencia. Cuando empieza a andar, esta posibilidad aumenta muchísimo, su nivel intelectual cambia por completo y da un salto de gigante, al final de la etapa, con la adquisición del lenguaje.

De manera paralela a la construcción intelectual, los niños desarrollan su mundo afectivo, básicamente los llamados sentimientos elementales, como alegría, tristeza, éxito, fracaso, etc. Estos sentimientos los experimentan en función de las personas que los rodean. En esta etapa, los niños y niñas también «eligen» sus objetos afectivos. El primer objeto afectivo escogido es la madre, y después, el padre. Posteriormente, son las personas que habitualmente rodean a los niños y las niñas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...