jueves, 4 de agosto de 2016

Las etapas del desarrollo psicológico del niño según Piaget (I).

La psicología evolutiva estudia la evolución psíquica de las personas desde su nacimiento hasta la madurez. El suizo Jean Piaget (1896-1980) está considerado como el padre de la psicología evolutiva ya que fue el primer psicólogo que estudió la evolución psicológica de las personas. Después de Piaget la psicología evolutiva ha conocido un gran desarrollo y muchos psicólogos se han dedicado a estudiar la evolución psicológica de la persona desde puntos de vista diferentes: conductistas, psicoanalistas, cognitivistas. etc. 

Cuando el hombre nace sólo dispone de unas conductas llamadas reflejos. Los reflejos son conductas innatas muy sencillas, como chupar, coger, el movimiento, etc. Estos reflejos son la base con la que el niño, en contacto con el entorno, irá construyendo su inteligencia. Por ejemplo, el reflejo de apretar con la mano será la base para llegar a escribir. Partiendo de estas conductas simples el niño va ampliándolas y haciéndolas cada vez más complicadas, creando esquemas de conducta cada vez más ricos. El concepto de esquema es clave en la teoría piagetiana: los esquemas son las formas como el niño elabora patrones de conducta a partir de lo que ya sabe.

Piaget y sus colaboradores dividieron el desarrollo mental del niño en seis etapas:
  1. Estadio de los actos reflejos (aproximadamente desde- el nacimiento hasta los tres meses); 
  2. Estadio de la organización de las percepciones y hábitos (desde los tres/cuatro meses hasta aproximadamente, el año); 
  3. Estadio sensorio-motriz (1-2 años); 
  4. Estadio de las operaciones preoperativas (2-7 años). 
  5. Estadio de las operaciones concretas (7-12 años). 
  6. Estadio de las operaciones formales (12-16 años).
A cada una de las etapas no se puede acceder sin haber cumplido la etapa anterior, de tal forma que, por ejemplo, no podemos desarrollar el pensamiento formal (12-16 años) sin haber desarrollado el pensamiento concreto (7-12 años). El progreso evolutivo se produce en tres ámbitos: el físico, el intelectual y el afectivo; es más, por lo general (aunque no siempre es así) el desarrollo implica el progreso en los tres sentidos. Por ejemplo, cuando un niño empieza a andar (ámbito físico), puede resolver unos problemas con desplazamientos de objetos (ámbito intelectual) que antes no podía hacer, y, se tiene que adaptar a una nueva relación afectiva como ir a buscar al padre o la madre (ámbito afectivo). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...