lunes, 22 de agosto de 2016

Las bandas juveniles y la figura del líder.

Un poco más arriba hablamos de la importancia que tiene la adopción de nuevos modelos de conducta en los adolescentes, modelos que les suministren las claves necesarias para salir airosos de las dificultades que les plantea sus nuevas vidas. Es tos modelos generalmente se adquieren de ejemplos deportivos, musicales o cinematográficos. Pero también es muy importante la acción que realizan en este sentido los grupos de amigos y en especial la de los líderes de estos grupos.

Es un hecho que la mayoría de los adolescentes no funcionan de forma autónoma e individual, sino que lo hacen a través de grupos de “amigos” más o menos numerosos. Estos grupos pueden formarse de forma natural (compañeros de estudios, gente del mismo barrio... etc) o bien animados por el deseo de compartir aficiones comunes (miembros de un equipo deportivo, seguidores de un mismo tipo de música, grupos de personas que comparten los mismos ideales políticos o aficiones ociosas... etc). De una u otra forma, en el grupo, el adolescente convive con otros individuos que presentan inquietudes, deseos y preocupaciones similares a las suyas.

Estos grupos, en un principio, no tienen una organización estructurada. Carecen de un jefe o una jerarquía de poderes establecida. Sus lazos de unión son la igualdad de intereses y costumbres. A medida que el grupo se consolida, van surgiendo espontáneamente unas ciertas reglas que tienden a asegurar su estabilidad por ello por lo que va emergiendo y adquiriendo importancia figura del líder o líderes como representación de los intereses y objetivos del grupo.

Una vez nombrado el líder, aunque sea de manera inconsciente, éste fundamenta su status en la capacidad o potencial de influencia que tiene sobre sus colaboradores. El líder del grupo de amigos es el que mejor resuelve las situaciones a las que todos se tienen que enfrentar, el que posee más carisma, el que despierta más admiración por parte del resto de los amigos.

Podríamos hablar de una serie de rasgos que encarnan (por regla general) los líderes de los grupos de amigos o bandas adolescentes:
  • Es el que más Poder de relación tiene: capacidad que tiene el líder para las relaciones humanas por sus características personales, por su simpatía o don de gentes, que actúan como un atractivo sobre los demás. Por ejemplo, es un hecho que uno de los problemas fundamentales que se les presentan a los adolescentes es el de las relaciones con el otro sexo. Pues bien, es bastante común que en un grupo de amigos se erija como líder el que mejor resuelve este problema: el que mejor se relaciona con las chicas, el más atractivo el que es capaz de ayudar al resto a ir solucionando poco a poco este problema.
  • Poder coercitivo: fundamentado en la capacidad de mayor autoridad que puede tener y ejercer sobre el grupo. El líder suele ser una persona autoritaria e inteligente. No tiene por qué ser el más violento (aunque en grupos agresivos esto refuerza su liderazgo) pero sí tiene una gran capacidad de convicción y es el que mejor resuelve en su favor un enfrentamiento. Muchas veces logra que los demás no se le enfrenten por miedo a salir perdiendo.
  • Poder de experto: basado en la competencia y aptitud del líder para las actividades que realiza el grupo en relación con sus objetivos. El líder se erige siempre como uno de los que más sabe acerca de los objetivos y problemas que se presentan al grupo. Podemos hacer aquí extensivo lo que hemos dicho en el primer apartado respecto a ser el que mejor soluciona la papeleta de las relaciones con el sexo opuesto. Pero lo es también en otros asuntos. En el caso de un grupo de adolescentes reunidos en torno a una afición común, un grupo de música, por ejemplo, el líder es siempre una persona muy competente en este asunto y suele decir la última palabra.
  • Poder de información: basado en el acceso que tiene el líder a la información que el grupo precisa para tener éxito en la persecución de sus fines.
En estos grupos, constituidos de forma espontánea, suele haber frecuentes movimientos en su régimen interno; por ello no es raro que aparezcan crisis de liderazgo y nuevos líderes sucedan a los anteriores a veces en cortos períodos de tiempo. Es común que se eche de un grupo de amigos a uno de sus miembros, que haya diferentes grupos de poder (grupos más o menos definidos de más o menos amigos) y que las disputas lleven, incluso a la ruptura del grupo. Un grupo, por lo general, tolera mal la existencia de varios líderes y, salvo que haya una relación muy fuerte entre ellos, son grupos que tienden a romperse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...