jueves, 9 de junio de 2016

Una sordera especial.

Por Carlota Álvrez.

En 2002 sale a la luz el caso de Sharon Duchesneau y Candace McCullough pareja desde hace 8 años deciden tener un hijo. Hasta aquí nada resulta extraño sin embargo estas dos mujeres sorprendieron al mundo al confirmar que esperaban un hijo sordo gracias a una inseminación intencionada.

La pareja ya había tenido una hija del mismo modo que es 100% sorda pero no fue hasta su segundo hijo que han decidido sacarlo a la luz. Para ellas la sordera no es una discapacidad sino algo de lo que sentirse orgulloso por eso ellas consideran que tener hijos sordos hace que puedan llegar a ser mejores madres.
"Un niño que pueda oír sería una bendición pero un niño sordo sería una bendición especial"-Sharon Duchesneau
Una parte de la comunidad sorda de Estados Unidos cree que la sordera es una seña de identidad cultural es más en ciertos grupos radicales el uso de implantes cocleares, ingenios costosos pero capaces de transformar señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo es calificado como una forma de abuso infantil y el equivalente a un «genocidio cultural».


Desde una perspectiva romántica/comunitarista la pareja mira por el bien de la comunidad de los sordos, pues la sordera deja de ser una discapacidad a ser una característica como lo puede ser tener los ojos verdes o el color de la piel. Los románticos/comunitaristas argumentarían que la pareja esta luchando por los derechos de la comunidad sorda por lo que no se podría objetar nada.

Desde una perspectiva ilustrada/liberal la pareja esta actuando en contra de los derechos de su hijo esta privándole del derecho a oír.  El liberalismo defiende la primacía del individuo frente a los intereses de una comunidad. 
En mi opinión entiendo que las mujeres quieran tener hijos sordos para así poder comunicarse con ellos de la misma manera y que no hay ningún tipo de interferencia. Sin embargo aunque me intento poner en su situación no consigo entender como privar a tus hijos de oír, claro que ellas no han experimentado lo que es oír. Privar a alguien de los placeres de la música… Evidentemente si no eres sordo es muy fácil decir que no lo harías aunque yo adoptaría no se me parece muy frío decirle a tu hijo que es sordo porque yo lo he decido

Bibliografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...