martes, 14 de junio de 2016

Del comunismo a la locura consumista.

Por María Hernández.
«Todos los imperialistas son tigres de papel, parecen poderosos pero en realidad no lo son tanto, es el pueblo el que es realmente poderoso.»
Retrato oficial de Mao, en la Plaza de Tiananmen

China ha sufrido una trasformación que requerirá de estudios económicos y geopolíticos más profundos en las próximas décadas, pero que en la actualidad está llamando la atención y sobre todo preocupando al resto de economías. Es sorprendente como un país arraigado en las convicciones más profundas del comunismo, con una economía empobrecida y basada en la planificación, en 3-4 décadas ha conseguido cotas de desarrollo que están igualándola a primeras potencias como EEUU.

Era la época de Mao Tse-Tung, máximo dirigente del partido comunista y fundador de la proclamada Nueva República Popular en 1949 tras su victoria en la guerra civil y líder máximo del país hasta su muerte en 1976. En el periodo de su liderazgo, Mao, asumió los planteamientos del marxismo-leninismo adaptados a las condiciones chinas de la época, con mayoría de población campesina. Aunque su biografía siempre ha sido muy controvertida y con él China se trasformó en una potencia industrial (redistribuyó las tierras incautadas, construyó infraestructuras, mejorando niveles de alfabetización, esperanza de vida…) los graves problemas sociales y económicos que generaron sus políticas autoritarias (“Gran Salto Adelante”) supusieron decenas de millones de muertos por la hambruna y niveles de pobreza casi extremos. Ese maoísmo que fue precursor por sus ideas (materialismo dialéctico, dictadura democrática del pueblo, revolución cultural, culto a la personalidad…..) acabó sumiendo al país en el terror, con sus comités revolucionarios y los Guardias Rojos encargados de: la destrucción del arte considerado burgués, enemigo de los terratenientes y hombres de negocios, asaltos a personas vestidas a la manera occidental, interrupción de ceremonias religiosas, protección contra el feudalismo y capitalismo…) 

China en pocos años y con las reformas económicas de Deng Xiaoping, empezó un cambio radical hacia una economía de mercado, convirtiéndose en la mayor potencia comercial a nivel mundial. El país se abrió al exterior permitiendo la llegada de la inversión extranjera, se facilitó la creación de empresas y se privatizó la casi totalidad del sector público. Esto generó que múltiples líderes regionales, funcionarios… empezaran a disfrutar de un mayor poder adquisitivo y que lo que tanto rechazó el comunismo de Mao, fuese un fenómeno mundial, el más de un millón de millonarios que tiene el país y más de 63.500 super-ricos; lo que supone que por cada 1.300 personas en China, existía un millonario chino. Las industrias de lujo que tan clarificadoramente representan el estilo capitalista se ha fijado en ellos y sobre todo en los hijos, y su máxima representación está en la milla de oro de Shanghai. 

Evolución de Shanghai en veinte años.

El Partido Comunista de China que cuenta con 80 millones de miembros, junta a las 300 personas más poderosas del país, argumenta un artículo de El Periódico de Cataluña, fechado en 2011. Se estima que en 2015 un tercio del consumo de lujo mundial lo llevarán a cabo los chinos. Aun así muchos millonarios son muy nacionalistas, más que comunistas, no se consideran capitalistas y desean que se impulse la idea de que China sea la primera potencia mundial. Frente a esto la gran mayoría de la población, se estima en unos 800 millones de personas, malviven en el campo y unos 82 millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza.

Considero que es interesante cuanto menos, observar como una doctrina cuya base ideológica principal es la distribución equitativa de los bienes y la supresión de la propiedad privada, haciendo que las condiciones económicas entre la población fueran las mismas, ha evolucionado tan rápido a un país con una de las mayores brechas entre las distintas clases sociales del mundo. ¿Los ideales del comunismo, se puede trasladar a una sociedad actual tan globalizada? 

Referencias:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...