lunes, 2 de mayo de 2016

¿Por qué debe existir el Estado?

Por Marco Fernández.

Está claro que el Estado es un organismo de poder que controla a los ciudadanos e incluso puede llegar a favorecer a unos pocos. Es una realidad innegable, pero digamos que un mal menor. Si este elemento de control no existiese, estaríamos descontrolados. Entraríamos en una dinámica constante de lucha entre los hombres que, sin leyes, serían irresolubles. Esto no es un vago pensamiento que yo pueda tener, sino que así lo afirma Hobbes por ejemplo, y lo resume así: homo homini lupus est. También Locke (1) en cierto sentido ampara esta tesis. En este estado de descontrol, desorden, peleas, sería imposible vivir, por ello el Estado es imprescindible para el desarrollo normal de la vida humana. Por lo tanto una sociedad sin Estado, como buscan los anarquistas, esta abocada a un estrepitoso fracaso. Cierto es que, como dije anteriormente, el Estado controla, y favorece a una minoría pero, repito, es un mal menor. Yo personalmente prefiero vivir en un Estado con menos libertad y más seguridad. 

Pero no vale cualquier clase de Estado, sino un estado con leyes claras, estructurado, y que no se inmiscuyese en la economía ni en la educación. Limitándose a velar por la seguridad de los ciudadanos, interviniendo si acaso en la macroeconomía, estableciendo solamente unos mínimos educativos que todos los centros tengan que cumplir, y garantizando la sanidad. El Estado debe ser la locomotora que lo guie todo, y ponga fuerza a los demás vagones, pero estos vagones son independientes unos de los otros. Como vemos todo lo contrario a una sociedad comunista donde el Estado se mete en todo y muy lejos también de la concepción anarquista y obviamente lejos también de cualquier totalitarismo

Aquí dejo algunos extractos de la obra Leviatán (2) de Hobbes, que amparan esta tesis"
Pero ninguno de nosotros acusa por ello a la naturaleza del hombre. Los deseos, y otras pasiones del hombre, no son en sí mismos pecado. No lo son tampoco las acciones que proceden de estas pasiones, hasta que conocen una ley que las prohíbe. Lo que no pueden saber hasta que haya leyes. Ni puede hacerse ley alguna hasta que hayan acordado la persona que lo hará. (Leviatán, XIII)
Las pasiones que inclinan a los hombres hacia la paz son el temor a la muerte; el deseo de aquellas cosas que son necesarias para una vida confortable; y la esperanza de obtenerlas por su industria. (Leviatán, XIII)
Una ley de naturaleza (les naturales) es un precepto o regla general encontrada por la razón, por la cual se le prohíbe al hombre hacer aquello que sea destructivo para su vida, o que le arrebate los medios de preservar la misma, y omitir aquello con lo que cree puede mejor preservarla, pues aunque los que hablan de este tema confunden a menudo idus y les, derecho y ley, éstos debieran, sin embargo, distinguirse, porque el derecho consiste en la libertad de hacer o no hacer, mientras que la ley determina y ata a uno de los dos, con lo que la ley y el derecho difieren tanto como la obligación y la libertad, que en una y la misma materia son incompatibles. (Leviatán, XIV)
Por tanto, antes de que los nombres de lo justo o injusto puedan aceptarse, deberá haber algún poder coercitivo que obligue igualitariamente a los hombres al cumplimiento de sus pactos, por el terror a algún castigo mayor que el beneficio que esperan de la ruptura de su pacto y que haga buena aquella propiedad que los hombres adquieren por contrato mutuo, en compensación del derecho universal que abandonan, y no existe tal poder antes de que se erija una República. (Leviatán, XV)

1John Locke, filósofo inglés, muy influyente en los pensadores del siglo de luces, y considerado padre del liberalismo económico, doctrina económica en la que se basan las sociedades capitalistas. Este filósofo publicó anónimamente dos obras, ensayos, sobre como tendría que ser un gobierno civil, defendiendo los derechos naturales de los hombres, y que un gobierno tendría que ser un contrato entre gobernantes y gobernados. Coincidiendo con Hobbes, no de manera tan drástica, en que si no tenemos un Estado que nos gobierne, entraríamos en una dinámica de desorden absoluto, aunque no de luchas constantes. La función del Estado debe ser la siguiente: tiene como misión principal proteger esos derechos naturales, como las libertades individuales de los ciudadanos. Y sostiene que el gobierno debe estar constituido por un rey y un parlamento. Los ensayos que establecen las funciones del Estado, y fueron muy influyentes en personajes como Benjamin Franklin y Thomas Jefferson 

2La obra Leviatán o La materia, forma y poder de un Estado civil y eclesiástico, es un libro de Hobbes que justifica la existencia de un Estado, pues si no existe el Estado, nos encontraríamos en un Estado de Naturaleza, que acabaría con nosotros mismos. El libro se divide en 4 partes: Empieza hablando del hombre, y su ansiada libertad. La siguiente parte habla sobre el Estado y sus órganos de poder, defendiendo un Estado absolutista con poder absoluto en la figura de un soberano (cabe destacar que yo no defiendo concretamente este apartado de la obra de Hobbes). En la tercera parte nos habla de un Estado Cristiano, en donde la autoridad cristiana sería un pilar fundamental para el desarrollo de la vida de los ciudadanos. Y podemos establecer una carta parte, la final, donde se nos habla del estado en que nos encontraríamos sin Estado; un Estado de Oscuridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...