jueves, 12 de mayo de 2016

La libertad en sociedad.

«El ser humano no se convierte en ser humano... más que en una socie­dad y solamente por la acción colectiva de la sociedad entera; no se emanci­pa del yugo de la naturaleza exterior más que por el trabajo colectivo o social [...], y sin esa emancipación material no puede haber emancipación intelectual y moral para nadie. [...] El ser humano aislado no puede tener conciencia de su libertad. Ser libre para el ser humano sólo es posible por otro ser humano, por todos los seres humanos que le rodean. La libertad no es, pues, un hecho de aislamiento, sino de reflexión mutua; no de exclusión, sino al contrario, de alian­za, pues la libertad de todo individuo no es otra cosa que el reflejo de su humanidad o de su derecho humano en la conciencia de todos los seres humanos libres, sus hermanos, sus iguales. No puedo decirme y sentirme libre más que en presencia y ante otros seres humanos. [...] No soy verdaderamente libre más que cuando todos los seres humanos que me rodean, hombres y mujeres, son igualmente libres. La libertad de otro, lejos de ser un limite o la negación de mi libertad, es al contrario su condición necesaria y su confirmación. No me hago verdaderamente libre más que por la libertad de los otros» 

M. Bakunin, La libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...