domingo, 3 de abril de 2016

No a los roles.

Por Carlota Álvarez. 

Este mes el tema es libre por lo que he decidido hacerlo sobre un tema que me interesase y me pareciese importante: la diferenciación que se hace entre niños y niñas desde que son bebés, las cosas de niños que luego pasan a ser las cosas de hombres y las cosas de niñas que luego pasarán a ser las cosas de mujeres.

Sería absurdo decir que los niños y las niñas son iguales 100%, físicamente somos diferentes, hormonas diferentes actúan de manera diferente en niños y niñas pero eso no significa que haya que separar ambos sexos completamente y mucho menos desde que son bebés. Se sabe que hay diferencias físicas en los cerebros de los niños y las niñas, tanto al nacer como a medida que crecen. Pero no se sabe de qué manera estas diferencias afectan a sus conductas, a sus personalidades y demás características. Sin embargo los niños menores de dos años no tienen preferencias en colores, lo que sugiere que esta preferencia no es innata, o es aprendido del entorno o es fruto del desarrollo evolutivo

El cerebro es sólo el comienzo. El cerebro, es ante todo, flexible. Los niños pequeños crean conexiones entre sus células cerebrales, encuentran nuevas obsesiones, y perfeccionan nuevas habilidades a medida que leen, escuchan, observan y aprendan. Así lo resume Berenbaum: "La biología no marca el destino". 


Cuando compramos ropa para bebés, compramos el azul para el niño y el rosa para la niña, confieso que yo lo he hecho. ¿Pero son estos colores específicos para cada sexo? La respuesta es simple, no. La historiadora Jo B. Paoletti explica que en Estados Unidos no se usaron los tonos pastel para los bebés hasta la Primera Guerra Mundial: antes se optaba simplemente por el blanco. Además, por aquel entonces el rosa era el color de los niños, al ser "más decidido y fuerte", mientras que las niñas debían vestir el azul, “más delicado y amable”. Lo que esta entre comillas aparece también publicado en el Ladies Home Journal, según recoge The Guardian. Este diario añade además un fragmento de un texto de The Sunday Sentinel(1914), que aconseja “el rosa para el niño y el azul para la niña, si se siguen las convenciones”.

Es decir, no hay raíces ancestrales que justifiquen estas preferencias. Y tampoco hay razones genéticas. Los niños de menos de dos años prefieren los colores intensos como el rojo y el azul, según Anne Fausto-Sterling, y no los colores suaves y pastel.
En 1927 Time publicaba un cuadro que detallaba cuál era la oferta preferente de colores en grandes almacenes estadounidenses. “Los juguetes no son para niños o para niñas, son para jugar”. La diferenciación en cuanto a los juguetes es algo que notamos un montón tanto en algunas jugueterías cómo en anuncios o en catálogos. Fomentar que un determinado tipo de juguetes va para un determinado sexo es algo que no funciona. Por eso mostrar a niñas sólo jugando con muñecas y a niños jugando a los coches no es lo adecuado. Las consecuencias de esto las vemos cuando los niños y niñas rechazan determinadas cosas por pertenecer al otro sexo.

Evidentemente los gustos cambian, y la mayoría de las niñas prefieren las muñecas y los niños los coches pero es no nos sirve de excusa para imponerles nosotros que deben escoger. En mi opinión se debería mostrar tanto a niñas como a niños jugando con todo tipo de juguetes o simplemente sólo mostrar el juguete, en casos como los catálogos. Las barreras según el sexo, no vienen dadas sólo por la ropa cuando eres un bebé o por los juguetes sino que a medida que los niños y niñas se hacen mayores la grieta se hace mayor. Vivimos en una sociedad en la que sexualidad se mira con lupa, hay que destacar que se ha avanzado mucho pero todavía queda mucho trabajo que hacer.

Por ejemplo se ha normalizado el hecho de ver a mujeres llevar pantalones (algo que tiende a pensar en la masculinidad) pero si vemos a un hombre con falda, y no es escocesa, parece que choca y que ese hombre debe de ser gay. ¿Por qué no puede el hombre llevar falda? Y es que cuando un chico o chica llevan prendas "típicas del otro sexo" entonces a menudo son ridiculizados y muy a menudo su sexualidad es cuestionada, algo que nunca debería pasar, pues la sexualidad no viene dada por ropa o manera de actuar.

La mayoría de nosotros, en los que me incluyo, alguna vez hemos pensado este chico es gay o esta chica es lesbiana al verlos actuar o vestir de una determinada manera ¿Y por que hacemos eso? porque se nos ha inculcado que hay cosas de hombre y cosas de mujer. Además no todas las chicas lesbianas actúan "masculinamente" ni todos los chicos que son gays/gais actúan femeninamente.

Por mi parte hace ya bastante tiempo que he dejado de pensar de esa manera, un golpe de realidad probablemente que ojala mucha gente también sufriera. Cada uno debe de ser libre de tomar sus propias decisiones sobre como quieren vestir, con quien quieren jugar, etc. y más cuando son pequeños pues están en la etapa de experimentar, de investigar, de probar muchas cosas para luego poder elegir que es lo que les gusta y con qué están cómodos.

Por último quiero poner una foto que ha se hizo viral, en ella se ve a Adele, la cantante, con su hijo y este esta llevando un vestido de una princesa Disney. Gestos así por parte de gente que tiene tanta influencia pueden ayudar a que la gente sea consciente de que no hay necesidad de implantar roles masculinos y femeninos



Bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...