jueves, 25 de febrero de 2016

Kant (II): ¿qué puedo conocer?

La primera pregunta a responder es por tanto ¿QUÉ PUEDO CONOCER? Esta pregunta la responde en su obra “Crítica de la razón pura”. En esta obra Kant se replantea el concepto de razón y analiza a fondo el problema del conocimiento.

La epistemología (teoría del conocimiento) se encuentra en el siglo XVIII en un callejón sin salida: el racionalismo de Leibniz, heredero de Descartes, el empirismo de Hume y la ciencia físico-matemática de Newton presentaban tres frentes de pensamiento diferentes convirtiendo el estado de la ciencia y la filosofía en Europa en un auténtico polvorín: el racionalismo defendía la razón al tomar como modelo de conocimiento la matemática (en el mismo sentido que Descartes) y haciendo pasar a los sentidos por una mera ilusión; el empirismo inglés pedía rigor a los racionalistas continentales y un “ceñirse a los hechos de la experiencia”, pero caían en la imposibilidad de un conocimiento firme y seguro (solo tenemos meras suposiciones). Y por último la ciencia física de Newton que, pese al racionalismo que prescindía de la experiencia, y pese al empirismo que no alcanzaba “verdades”, se erige como un conocimiento que parte de la experiencia (de la observación y la experimentación) y llega a verdades universales y necesarias. Ni el empirismo, ni el racionalismo podían explicar como era posible una ciencia como la mecánica newtoniana; su mera existencia supone un reto para la filosofía. Esta es la razón por la que Kant se plantea un verdadero replanteamiento de la RACIONALIDAD en su conjunto. Y la pretensión es evidente: estando como está el estado de la razón (un conflicto entre universalidad y experiencia), ¿cómo es posible una ciencia como la de Newton? (1)

De la respuesta a esta pregunta Kant va a reinventar el concepto de racionalidad, va a dar un giro copernicano a la historia de la filosofía y se va a convertir en el pensador más importante de la edad moderna y que más ha influido en la edad contemporánea. Y esto lo va a hacer como hacen los grandes filósofos.... tomará las ideas que están a su disposición y las dispondrá de otro modo sin tachar todo lo dicho anteriormente: Del racionalismo acepta el papel decisivo de la razón en el conocimiento y la necesidad de que el conocimiento sea “universal y necesario”; del empirismo acepta la tesis según la cual no hay conocimiento sin experiencia; y de la física de Newton el modelo de un conocimiento sólido e incuestionable que parte de los sentidos pero que llega a verdades independientes de éstos (universales y necesarias).

La pregunta de ¿qué puedo conocer? Kant la transforma en ¿cómo es posible la ciencia? Estaba seguro de la validez de las teorías científicas de Newton, pero esta teoría carecía de una concepción del conocimiento (una epistemología) que la fundamentara. Y esto es precisamente lo que va a hacer Kant: analizar la razón para averiguar cómo es posible un conocimiento universal y verdadero que parta de la experiencia, como es la ciencia newtoniana.

A su vez hace otra pregunta, la pregunta inevitable de un filósofo; habrá que ver cómo es posible la ciencia, sí, pero... ¿es posible también la metafísica? La pregunta es diferente a la relativa sobre la ciencia newtoniana; la diferencia estriba en que en este caso no está en absoluto claro que la metafísica sea una ciencia, pues si así fuera: ¿Cómo explicar las continuas disputas entre los filósofos? ¿Cómo explicar la falta de progreso? Porque… ¿podemos estar seguros que la metafísica en tiempos de Kant (siglo XVIII) está más cerca de la Verdad de lo que han estado Platón o Aristóteles? La falta de consenso y la ausencia de progreso son dos claros síntomas de que acaso la metafísica no sea una ciencia, pero... ¿puede serlo en el futuro?

1 Nótese que Kant ni siquiera se planteará el carácter científico de la mecánica newtoniana. Es evidente. Las leyes de la naturaleza formuladas en los Principia Mathematica, no solamente son leyes universales y necesarias, sino que son el paradigma, el modelo del quehacer científico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...