jueves, 7 de enero de 2016

El show de Truman (II).

Por Marta Álvarez.

“The Truman show” (titulada “El show de Truman” en España) es una película estadounidense estrenada en 1998.


Esta película nos cuenta la historia de Truman, un hombre que, sin saberlo, fue desde el momento en que nació protagonista de un programa de televisión emitido las 24 horas del día. Truman estuvo toda su vida rodeado de miles de cámaras ocultas y de actores que fingían ser sus amigos y familiares, los cuales eran dirigidos por Christof, el director del programa y la persona responsable de controlar la vida del protagonista. Un día, una actriz llamada Silvia decide contarle a Truman la verdad y, gracias a ello, éste empieza a fijarse en diversos detalles extraños y repetitivos de su vida diaria y se da cuenta de lo que ocurre.


Esta historia podría relacionarse con dos ideas filosóficas:

  • En primer lugar, podríamos relacionar la vida de Truman con la “Alegoría de la caverna” (también conocida como el “Mito de la caverna”) de Platón. En esta alegoría se nos describe una caverna en la cual se encuentran un grupo de hombres, prisioneros desde su nacimiento por cadenas que les sujetan el cuello y las piernas de forma que únicamente pueden mirar hacia la pared del fondo de la caverna sin poder nunca girar la cabeza. Justo detrás de ellos, se encuentra un muro con un pasillo y, seguidamente, una hoguera. Por el pasillo del muro circulan hombres portando todo tipo de objetos cuyas sombras, gracias a la iluminación de la hoguera, se proyectan en la pared que los prisioneros pueden ver. Estos hombres encadenados se hallan condenados a tomar únicamente por ciertas las sombras proyectadas ya que no pueden conocer nada de lo que acontece a sus espaldas. En este caso, Truman sería uno de los hombres encadenados de la caverna, engañado toda su vida y obligado a creer lo que los demás quieren que crea, sin posibilidad de conocer la verdad. “Aceptamos la realidad del mundo que nos presentan.”- Christof, "El show de Truman"
  • Esta historia también podría relacionarse con la “Hipótesis del genio maligno” de Descartes. Descartes sugiere que tal vez hemos sido creados por un Dios (quien en el caso de la película sería Christof, el director del programa) que ha dispuesto nuestra naturaleza de tal modo que creemos estar en la verdad cuando realmente estamos en el error y, por lo tanto, hasta las afirmaciones que parecen tan ciertas, claras y evidentes pueden ser una mentira.
En mi opinión, esta es una muy buena película que no solo entretiene al espectador, sino que también le hace pensar y le hace replantearse toda su vida, pensar en cómo, en ocasiones, nos manipulan, en lo que algunas personas son capaces de hacer con tal de obtener algún beneficio, en lo que pasaría si toda nuestra vida fuera un engaño, etc. 

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...