sábado, 16 de enero de 2016

El experimento

Por Naranco Álvarez.

La peícula se llama Das Experiment (en español El experimento) es una película alemana de 2001 dirigida por Oliver Hirschbiegel. Es un drama de suspense, se basa en el libro The Black Box de Mario Giordano, que a su vez toma como inspiración el famoso experimento de la cárcel de Stanford.

Sinopsis: Mediante un anuncio en el periódico se buscan veinte voluntarios varones para realizar un experimento. Tarek Fahd es un taxista que decide empezar una investigación sobre este extraño experimento para retomar su trabajo como periodista. Una vez elegidos los veinte individuos que harán la prueba, se divide a este grupo en presos (12) y carceleros (8), obligándoles a comportarse como estos en un sitio cerrado que recrea una prisión, durante dos semanas, y con una serie de reglas que tienen que cumplir. El objetivo del experimento es observar el comportamiento humano frente a esta situación extrema. Sin embargo, el experimento pronto empieza a descontrolarse y se va fuera de control cuando ambos grupos asimilan su función demasiado en serio, y los directores de la simulación no logran hacer nada para evitar lo peor.

El experimento de la cárcel de Stanford Es un conocido estudio psicológico acerca de la influencia de un ambiente extremo, la vida en prisión, en las conductas desarrolladas por el hombre, dependiente de si fuesen cautivos o guardias. Fue llevado a cabo en 1971 por un equipo de investigadores liderado por Philip Zimbardo de la Universidad Stanford. Se cogió a un grupo de gente que desempeñarían la función de ser guardias o prisioneros en una prisión ficticia. Se reclutaron voluntarios que desempeñarían los roles de guardias y prisioneros. Este experimento se les fue de las manos y llegó demasiado lejos, lo tuvieron que cancelar la primera semana. Las preocupaciones éticas que envuelven a los experimentos famosos a menudo establecen comparaciones con el experimento de Milgram, que fue llevado a cabo en 1963 en la Universidad de Yale por Stanley Milgram, un antiguo amigo de Zimbardo.


Metas y métodos del experimento: Zimbardo y su equipo intentaron probar la hipótesis de que los guardias de prisioneros y los convictos se autoseleccionaban a partir de una cierta disposición que explicaría los abusos que se cometían en la cárcel.

Los participantes fueron reclutados por medio de anuncios en los diarios y la oferta de una paga de 15 dólares diarios (equivalente a 88,5 dólares diarios en 2015) por participar en la «simulación de una prisión». De los 70 candidatos que se presentaron Zimbardo y su equipo eligieron a los 24 que consideraban mas saludables y estables psicológicamente. La mayoría eran blancos, jóvenes y de clase media. Todos eran estudiantes universitarios. El grupo de los 24 elegidos fue dividido en "prisioneros" y "guardias". A continuación los prisioneros dirían que los guardias fueron elegidos por ser los más robustos aunque en realidad el papel se les había otorgado al azar, lanzando una moneda. Zimbardo puso unas condiciones específicas para la desorientación, la despersonalización y la desinvidualización. Los guardias recibieron porras y uniformes cogidos de un almacén militar, también se les dio gafas espejo para impedir el contacto visual. A diferencia de los prisioneros, los guardias trabajarían en turnos y se podrían ir a casa durante las horas libres, aunque durante el experimento muchos se presentaron voluntariamente para hacer horas extra y sin que les pagarán más. Los prisioneros en cambio tenían que llevar una bata de muselina (sin calzoncillos) y sandalias con tacones de goma que Zimbardo les dio para que se sintiesen incómodos al adoptar posturas no habituales y así llegar a su desorientación. También se les designó números en vez de sus nombres, estos estaban cosidos a sus uniformes. Además debían llevar medias de nylon en la cabeza para parecer rapados y llevar una cadena en el tobillo como recordatorio constante de su encarcelamiento. El día anterior al experimento los guardias asistieron a una reunión en las que se les dijo que no podían usar la violencia física, que tenían que dirigir la prisión lo que podían hacer a su manera.

Zimbardo les dijo lo siguiente: "Podéis producir en los prisioneros que sientan aburrimiento, miedo hasta cierto punto, podéis crear una noción de arbitrariedad y de que su vida está totalmente controlada por nosotros, por el sistema, vosotros, yo, y de que no tendrán privacidad... Vamos a despojarlos de su individualidad de varias formas. En general, todo esto conduce a un sentimiento de impotencia. Es decir, en esta situación tendremos todo el poder y ellos no tendrán ninguno." A los prisioneros en cambio solo se les dijo que esperasen hasta el día del comienzo del experimento. Sin previo aviso fueron imputados por robo a mano armada arrestados por unos policías reales del departamento de Palo Alto. Los prisioneros pasaron por un procedimiento completo de detención por la policía, luego fueron trasladados a la prisión ficticia, dónde fueron inspeccionados desnudos "despiojados" y se les dio nuevas identidades.

Resultados: El experimento se descontroló rápidamente. Los prisioneros sufrieron un tratamiento sádico y humillante a manos de los guardias, y al final muchos mostraban graves trastornos emocionales.

En el primer día no ocurrió nada en especial, pero en el segundo los guardias se presentaron para hacer horas extras y disolver la revuelta, atacando a los prisioneros con extintores sin la supervisión del equipo investigador. A partir de ese momento los guardias trataron de dividir a los prisioneros situándolos en celdas según "buenos" o "malos" para hacerles creer que había informantes entre ellos. Este método resultó efectivo ya que no se volvieron a producir rebeliones a gran escala. Los «recuentos» de prisioneros, que habían sido hechos para ayudar a los prisioneros a familiarizarse con sus números identificativos, evolucionaron hacia experiencias traumáticas en las que los guardias atormentaban a los prisioneros y les imponían castigos físicos con ejercicios forzados. Se abandonaron rápidamente la higiene y la hospitalidad. El derecho de ir al lavabo pasó a ser un privilegio que podía ser denegado. Se obligó a algunos prisioneros a limpiar retretes con sus manos. Se quitaron los colchones de las celdas de los "malos" y también se obligó a los prisioneros a dormir desnudos en el suelo. La comida también era negada como castigo. También se les obligó a ir desnudos como humillación.

A lo largo del tiempo muchos de los guardias iban incrementando su sadismo (concretamente un tercio), sobretodo por la noche, cuando pensaban que las cámaras estaban apagadas. Los prisioneros empezaron a mostrar desórdenes emocionales agudos, y uno de ellos desarrolló un sarpullido psicosomático en el cuerpo al enterarse de que se había denegado su "libertad condicional". Los llantos y el pensamiento desorganizado iba incrementando cada vez más y dos prisioneros empezaron a sufrir traumas tan severos que se les retiró del experimento y se les reemplazó. Uno de los prisioneros de reemplazo, el número 416 emprendió una huelga de hambre por el maltrato de los guardias, y estos le metieron en un pequeño compartimento durante 3h sosteniendo salchichas que no había querido comer. El resto de los prisioneros le vieron como un problemático. Para explotar este aspecto los guardias les ofrecieron dos opciones: que los prisioneros entregasen todas sus mantas o que el 416 se quedase toda la noche en el mismo sitio. Estos prefirieron conservar sus mantas pero Zimbardo intervino para poner al 416 en su celda. Más tarde Zimbardo decidió acabar con el experimento cuando Christina Maslach, una estudiante de posgrado no familiarizada con el experimento, vio que la "prisión" estaba en malas condiciones, tras ser introducida para realizar entrevistas. Tras apenas seis días, ocho antes de lo previsto, el experimento fue cancelado.

Conclusiones: El resultado del experimento demuestra la impresionabilidad y la obediencia de la gente cuando se les da poder a las personas y el apoyo institucional. También se uso para demostrar la teoría de la disonancia cognitiva y el poder de la autoridad. En psicología se dice que el resultado del experimento apoya las teorías de la atribución situacional de la conducta en detrimento de la atribución disposicional. Se supone que fue la situación la que provocó la conducta de los participantes y no por como es cada persona. De esta forma sería compatible con los resultados del también famoso experimento de Milgram, en el que gente ordinaria cumple órdenes de dar descargas eléctricas fatales a un compañero del experimentador. Casualmente poco después se produjeron motines sangrientos en las prisiones de San Quintín y Attica, y Zimbardo comunicó sus descubrimientos al Comité judicial de los Estados Unidos.  Esta película demuestra la credibilidad, si se la otorgamos a una institución o persona puede distorsionar e influir en nuestra percepción de la realidad.

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Das_Experiment
https://es.wikipedia.org/wiki/The_Experiment_%28pel%C3%ADcula_de_2010%29 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...