sábado, 16 de enero de 2016

Aristóteles (X): Sujeto, forma y privación

PARMÉNIDES HABÍA NEGADO EL MOVIMIENTO PORQUE SUPONÍA EL PASO DEL NO SER AL SER Y ESTO ERA CONTRARIO A LA RAZÓN. ARISTÓTELES CON LA TEORÍA DE LA POTENCIA Y EL ACTO AFIRMA LA INTELIGIBILIDAD DEL MOVIMIENTO COMO EL PASO DE LA POTENCIA AL ACTO. El movimiento no acarrea contradicción alguna porque no supone el paso del no-ser al ser, es más Aristóteles afirma taxativamente que en todo cambio es preciso algo que permanezca invariable. En todo cambio podemos distinguir tres momentos o principios: 
  • Sujeto: lo que permanece en el cambio sin cambiar. En todo proceso de cambio hay algo que cambia y algo que permanece y que hace posible el cambio. Por ejemplo: Antonio, que es ignorante puede cambiar y convertirse en una persona sabia, pero el cambio sólo es inteligible si hay algo, el mismo Antonio, que no cambia durante el proceso. 
  • Privación: es la ausencia de una forma que a un ente le corresponde tener por naturaleza. Por ejemplo, una piedra no-es una encina ni puede llegar a serlo, el “ser encina” no existe ni como privación en el “ser piedra”. En cambio una semilla no es una encina pero puede llegar a serlo, el “ser encina” ya existe en el modo de privación en el “ser semilla”. Aquí vale lo dicho para la potencia: la privación resuelve la falsa antítesis parmenídea entre ser y no-ser. 
  • Forma (morphé): lo que llega a ser en el término final del movimiento. En todo cambio permanece un sujeto, el cual pasa de la privación de la forma a su posesión. Se corresponde con la esencia y es el fin (telos) que orienta el cambio: todas las cosas tienden a realizar su fin y alcanzar la máxima perfección, afirmación de clara resonancia platónica pero de sentido muy distinto al de Platón, pues el fin al que tienden las cosas es inmanente a las cosas y no, como en Platón, trascendente y superior a ellas. 
En resumen: el movimiento es la adquisición, por parte de un sujeto de una forma de la que está privado, pero que, por naturaleza, le pertenece, del mismo modo que los polluelos de una nidada cambian cuando echan a volar por primera vez y adquieren una forma de la que estaban privados pero que les pertenecía por naturaleza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...