domingo, 10 de enero de 2016

Aristóteles (IV): la metafísica o filosofía primera.

Aristóteles dedica a la cuestión de la ontología una serie de tratados- que él agrupa bajo la denominación de Filosofía primera o ciencia buscada - que se recogen tradicionalmente en forma de libro con el título de Metafísica. Este nombre, que es posterior a Aristóteles, tiene un origen accidental. Se debe a Andrónico de Rodas (s.I a.C.), quien al realizar la catalogación de las obras de Aristóteles, tuvo a bien etiquetar los tratados que venían después de la física - los cuales trataban cuestiones como el ser, la substancia y los accidentes, la potencia y el acto, la materia y la forma- con la denominación metaphysika, que significa literalmente lo que está más allá de la física. El nombre Metafísica hizo fortuna porque en algún modo comprende un rasgo de esos tratados. Por esta razón se denominó “metafísica”, siguiendo el ejemplo de Aristóteles, toda tentativa filosófica del pensamiento humano dirigida a trascender el mundo empírico para alcanzar una realidad metaempírica.

Hecha esta aclaración de carácter general, debemos señalar de manera puntual el valor exacto que Aristóteles asignó a la ciencia que llamó Filosofía primera. Las definiciones que el filósofo aplicó la misma son cuatro: 
  1. la metafísica averigua las causas y los principios primeros o supremos 
  2. la metafísica analiza el ser en cuanto a ser 
  3. la metafísica examina la substancia 
  4. la metafísica investiga a Dios y la substancia suprasensible. 
Estas cuatro definiciones de metafísica guardan, como veremos, una perfecta armonía entre sí: la una conduce a la otra y cada una de ellas a todas las demás, de forma orgánica y unitaria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...