miércoles, 1 de julio de 2015

Falacia "tu quoque".

Con este nombre, o con el más coloquial falacia “y tú también”, designamos a aquellos argumentos en los que no se presentan razones oportunas para replicar a una acusación, sino que en su lugar se devuelve la ofensa al acusador, afirmando que él u otros ya habían actuado de un modo similar.

Por ejemplo; es frecuente en el debate político que el partido en el gobierno (sea este el que sea) responda, si es acusado de corrupción, por ejemplo, por parte de la oposición, que cuando los otros gobernaban los casos de corrupción eran verdaderamente escandalosos en comparación con el caso ahora presentado. Cuando los palestinos acusan a los israelitas de terrorismo de estado estos suelen responder acusando a las autoridades palestinas de permitir, y en última instancia alentar, los atentados suicidas.  Una persona que justifica su ausencia a una ceremonia a la que se había comprometido a acudir, señalando que otros también faltaron o que el anfitrión también falló en otra ocasión, esta utilizando una falacia de este tipo.

En el fondo estamos ante una variante de la falacia ad hominen, pues lo que se pretende es desprestigiar al adversario evitando entrar en el argumento presentado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...