sábado, 4 de julio de 2015

Falacia por apelación a la autoridad (ad verecundiam).


En el apartado anterior hemos comentado que los argumentos de autoridad son especialmente problemáticos. La apelación a la autoridad, a fuentes cualificadas ha de ser cuidadosamente establecida si nuestra intención es no incurrir en este tipo de falacias.

Incurrimos en este tipo de falacias cuando, por ejemplo, afirmamos que un determinado libro no es bueno bajo el argumento de que el profesor comentó que era una obra fallida o que el sacerdote no lo encuentra adecuado; o defendemos la dieta vegetariana con el argumento de que Pitágoras, Rousseau, Tolstoi, y Gandhi la han defendido en sus obras; o defendemos la superioridad de una película sobre otra por la sola razón de haber ganado algún Oscar.

Un ejemplo clásico en el que un argumento de autoridad fue utilizado de forma absurda y obstinada aconteció en el siglo XVII en la polémica entre Galileo y los astrónomos aristotélicos. Galileo había descubierto, o mejor dicho perfeccionado, el telescopio y había dirigido su invento hacia la luna. Observó la superficie lunar y pudo comprobar que era similar a un desierto, había rocas, cráteres, barrancos, terreno erosionado, etc. Todo aquello era contrario a lo que cabría esperar, al menos a lo que cabría esperar si Aristóteles hubiera estado en lo cierto. Aristóteles afirmaba que las estrellas y los planetas, excepto la tierra, estaban compuestos de un material perfecto, cristalino, incorruptible, que denominó éter. Galileo comunicó su hallazgo y el resto de los astrónomos, seguidores de Aristóteles, replicaron que no podía ser cierto, que la luna tendría que estar formada por éter. Cuando Galileo invitó a sus adversarios a mirar por el telescopio y comprobarlo por sí mismos, ellos replicaron que tenían más confianza en la autoridad de Aristóteles que en sus propios ojos, y se negaron a mirar por el telescopio. Es evidente que en este caso los astrónomos abusaron del argumento de autoridad de una manera que ni el mismísimo Aristóteles hubiera admitido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...