lunes, 8 de junio de 2015

Sunitas vs Chiítas.


Por Sofía Camporro

La tercera de las grandes religiones monoteístas del mundo tiene su origen en el año 610 d. C. en Arabia, según la revelación a Mahoma (o Muhammad) por parte del Arcángel Gabriel en el monte Hira. La revelación es reproducida en versículos denominados aleyas, los cuales se reúnen en capítulos, llamados suras, los cuales, orgánicamente, conforman lo que se conoce como el texto sagrado del Corán. Muerto el profeta Mahoma en 632, sus seguidores comenzaron a cuestionar quién sería su sucesor. 

Los suníes, que representan el 87% por ciento de los musulmanes, consideran que la sucesión de Mahoma corresponde a un árabe miembro de la tribu de Quraish, de la que procedía Mahoma. En cambio los chiíes, que suponen aproximadamente el 13% de los musulmanes, consideran que Alí fue el iniciador de la línea sucesoria de Mahoma. 

Una de las grandes contradicciones en el mundo islámico consiste en el conflicto entre sunitas y chiítas. La brecha que surgió ya hace más de 1.000 años no sólo determina las complejas relaciones en Oriente Medio, sino que representa hoy en día una de las mayores amenazas para la seguridad del planeta. 

1) Inicio del conflicto:

La historia de la división del islam entre sunitas y chiítas se inició tras la muerte del profeta Mahoma, en el año 632 después de Cristo, cuando sus seguidores empezaron a cuestionarse quién sería su sucesor en el Gobierno del califato islámico. Algunos argumentaban que el poder debía designarse por gracia divina y que un parentesco familiar con Mahoma era más que una señal para elegir al futuro líder. En ese sentido, ese pequeño grupo ('Shi'atu Ali', en árabe, o 'partidarios de Alí') creía que el mejor postor para el califato era Alí, primo y yerno de Mahoma. 

Otros expresaron su desacuerdo con el privilegio exclusivo de los sucesores de sangre del Profeta. Según ellos, la cabeza del Califato debía ser elegido por la mayoría de los miembros de la comunidad musulmana. Esta posición fue explicada con extractos de la Sunna, un libro que contiene las palabras del Profeta y sus seguidores. Por esta apelación a la Sunna, el bando fue nombrado "sunitas". 


2) Principales piedras de tropiezo :

- Culto del imam. La doctrina del Imamato es una característica clave del chiismo y el principal desacuerdo con el sunismo. Así, los chiítas creen que los imames, líderes espirituales, son infalibles en todos los asuntos, actos, principios y creencias y que son los intermediarios entre el pueblo y Dios. Los chiítas esperan la llegada del duodécimo Imam que se convertirá en líder musulmán, el Mesías, capaz de instalar el Reino de Dios en esta tierra pecaminosa. Para los sunitas esta concepción es ajena, ya que sostienen el concepto de adoración directa de Alá, sin intermediarios. El imam, desde su punto de vista, es una figura religiosa ordinaria. La importancia que los chiítas conceden al papel de los imames y Ali y pondría en duda el lugar del propio Profeta Mahoma. Por ello los sunitas creen que los chiítas se permitieron introducir en el islam innovaciones "indebidas". 

- Relación hacia la sunna. Además del Corán, los sunitas reconocen la sunna (las tradiciones del Profeta), y los chiítas el Akhbar (noticia sobre el Profeta). 

- Matrimonio temporal (la muta). Es un concepto prohibido entre los sunitas y permitido entre los chiítas. 

- Lugares de peregrinación. La mezquita Masjid al-Haram en la Meca, la mezquita del Profeta en Medina y la mezquita de Al-Aqsa en la explanada de las mezquitas de Jerusalén son los tres destinos sagrados de peregrinaje para los sunitas. Los chiítas, además de a estas tres mezquitas, peregrinan también al mausoleo del imam Hussein en la ciudad de Karbala, en Irak. 

3) Países donde predominan en número: 




Sunitas: Arabia Saudita, Afganistán, Pakistán, Jordania, Kuwait, Yemen, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Túnez, Catar, Libia, Turquía, Siria. 

Chiítas: Irán, Azerbaiyán, Bahréin, Irak, Líbano. 

4) Hechos claves del conflicto actual: 

-La Revolución Islámica en Irán de 1979. Marcó el comienzo de un régimen teocrático chiíta en Irán, el centro actual de los chiítas. Los chiitas, encabezados por Irán, están desde la revolución islámica de 1979 en conflicto abierto con los íderes sunitas, considerados como corruptos y vendidos al “Gran Satán” estadounidense. 

-Guerra en Irak en 2003. La intervención de Occidente permitió a la mayoría chiíta llegar al poder después de años de régimen sunita de Saddam Hussein (que se percibía como un "bastión" en el camino del Irán chiíta). Desde entonces, el conflicto chiíta-sunita se intensificó. Geopolíticas. Desde hace unos años sobresale la idea de un “crecimiento chiíta”, expresión creada por el rey de Jordania, Abdalá, en 2004, en alusión a Irán, Pakistán, Irak, Siria y una parte de Líbano (con el movimiento y partido político armado Hizbolá) 


4.1) ¿Qué pasa en Irak?

Para comprender la situación actual, hay que remontarse a la intervención de Estados Unidos en Irak, en marzo de 2003. Los sunitas, que solo representan un tercio de la población, pero detentaban el poder bajo Saddam Husein, fueron sacados del poder. Marginados, víctimas de la violencia, se sublevaron contra el nuevo gobierno chiíta (favorecido por la invasión de EU), ya por la vía de la violencia. Las pocas concesiones del primer ministro chiíta, Nuri Maliki, en el poder desde 2006 (y recientemente sustituido), no fueron suficientes. 

Diversas tribus sunitas se aliaron entonces con los yihadistas militantes sunitas ultra radicales) del grupo Estado Islámico, EI), cuya influencia no ha dejado de crecer desde la salida de EU de Irak en 2011. Esto, al punto de convertirse en la actualidad en el principal partido sunita de Irak, movido por un objetivo: la instauración de un califato sunita que borre las fronteras entre Irak y Siria. 

4.2) ¿Qué pasa en Yemen? 

El origen del conflicto interno en Yemen y en el Medio Oriente se remonta a diferencias religiosas y también de etnias, cada una defendiendo sus intereses, ya sea políticos o económicos. Yemen, un país ubicado en la Península Arábiga en Asia, vive un conflicto interno que desde hace dos semanas subió de escala debido a bombardeos de Arabia Saudita y nueve países aliados que buscan la retirada del grupo de rebeldes que ha tomado el control del país. 

Los rebeldes hutíes, musulmanes chiítas que durante mucho tiempo se han sentido marginados en el país de mayoría sunita, han ganado territorios en Yemen desde enero, incluyendo la capital Saná, y su avance obligó ese mismo mes a dimitir al presidente sunita Abu Rabu Mansour Hadi y a su gabinete. Ante el temor del surgimiento de un gobierno chiíta, Arabia Saudita ha comenzado los ataques que asegura buscan regresar a Hadi al poder, pero el caso está convirtiéndose rápidamente en una catástrofe humanitaria para Yemen, donde al menos 643 personas han muerto y 2,226 han resultado heridas, según cifras de la ONU. 

4.3) ¿Qué pasa en Siria? 

Dos años y medio después del estallido de la guerra civil en Siria, la situación del país es más oscura y los objetivos de las distintas partes en el conflicto parecen cada vez más ambiguos. En Siria se encuentran las diferencias de tensión geoestratégica de la creencia, y sus fronteras nacionales también se caracterizan por la diversidad étnica y religiosa. 

El gobierno chií de Assad es apoyado por Irán, un país chií, que ha luchado por la influencia en la región desde hace miles de años. Una toma de control sunita alteraría el delicado equilibrio de fuerzas, y el corredor chiíta de Irán, Siria y la organización terrorista libanesa Hezbollah perdería su poder. Con las mismas razones, Arabia Saudita y Qatar han brindado apoyo financiero y logístico a los rebeldes sunitas pues de esta manera Siria se convertiría en un estado sunita, lo que cambiaría el equilibrio geopolítico del poder en el Medio Oriente a su favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...