martes, 16 de junio de 2015

Las prohibiciones del Corán



Por Sofía Camporro.
 
La vida diaria de un musulmán está regulada por el Corán. Los sabios e intérpretes del Libro Sagrado se encargan de adecuar las normas coránicas a los casos particulares, aclarando en ocasiones lo que está o no está prohibido. Esto lo cumplen todos los creyentes en todo tiempo y lugar pues el Libro Sagrado es inamovible. El Corán prohibe:

1. El vino y las drogas entran en esta categoría, sean ingeridas, inhaladas o inyectadas. Se considera ilegitimo consumir drogas, bebidas alcohólicas, el juego de azar y los sortilegios. Cualquier comida, bebida o sustancia que sea aparentemente dañina para nuestro cuerpo, como cigarrillos y similares; esto no es permisible.  El consumo de vino o de estupefacientes forma parte de los delitos que la Sharî‘a castiga con severidad. El Islam erradicó esos males y mantiene la pureza que se alcanzó a través de amenazas fuertes para impedir que vuelva a asentarse entre los musulmanes lo que les destruya o debilite.

Está prohibido el consumo de todo lo nocivo: Esta es una base general de la legislación islámica. No está permitido a los musulmanes tomar alimentos o bebidas que los maten rápida o lentamente, como venenos o lo que se le parezca. No se debe abusar de un alimento o de una bebida que tomadas en grandes cantidades produzcan enfermedades. La vida de un musulmán, su salud, sus bienes, son un depósito que guarda y no debe malgastarlos. El musulmán no traiciona lo que se le confía: no se pertenece sólo a sí mismo, sino a Allah, a su familia, a su gente...

2. Comer carne de animal muerto por muerte natural, cerdo y la de un animal que se sacrifique en nombre de otro que Dios.  Los animales deben ser sacrificados siguiendo un ritual, debe realizarse con un cuchillo capaz de cortar el cuello del animal de un tajo, este acto debe de ir acompañado de una oración en el momento de sacrificio. Solo la carne preparada así es lícita.  El término que se utiliza para referirse a los alimentos aceptados según la Sharia, la ley islámica, es Halal, un término más amplio que hace referencia al conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana, pero asociado especialmente a los alimentos. Los alimentos que no son considerados Halal reciben el nombre de Haram. Por lo tanto aquellos animales que fueron sacrificados por otros que no sean judíos o cristianos. Es considerado como carne mortecina (que no se degolló como correspondía) y no se permite comerla.

3. Comer carne de animales con colmillos, como leones, leopardos, lobos y similares, como también aves con garras, como águilas, halcones, etc. Al decir que no pueden comer animales con colmillo equivale a decir que ese animal come carne y a su vez sangre.

4. La vestimenta:
  • La ropa que deja entrever las partes íntimas que no se deben mostrar: El musulmán tiene que cubrir su cuerpo con ropas opacas (no translúcidas o transparentes.
  • Vestir lo que es propio del sexo opuesto, es decir, que hombres vistan ropa exclusiva de mujer y mujeres vistan ropa exclusiva de hombres, es un acto ilícito y un pecado grave; así como también se prohíbe asemejarse al otro sexo en las maneras de hablar, de caminar y de moverse. naturaleza innata del hombre y de la mujer, teniendo cada uno sus propias maneras, tal como dicta la naturaleza sana y el buen juicio.
  • También es ilícito vestir imitando a los feligreses de otras comunidades religiosas y a ciertos no musulmanes, es decir, la ropa típica y característica de ellos, como es el caso de la vestimenta de los monjes, de los curas, llevar la cruz como colgante, etc.
  • Es ilícita la ropa que se identifica fácilmente con la altivez y la arrogancia.
  • El Islam prohíbe a los hombres llevar ropa de seda u oro, ya sea que contenga ambos o uno solo de estos dos elementos. La seda prohibida para los hombres es la seda natural que produce el gusano de la seda.
  • La ropa costosa y que es muestra de derroche también es ilícita en el Islam. Se debe tener en cuenta la situación económica de cada persona, puesto que una persona rica se puede permitir comprar cierta ropa que no podría comprarse una persona pobre, y eso no se considera un exceso, siempre que se cumpla con el principio de humildad y el cumplimiento de las responsabilidades.

1 comentario:

  1. Me ha servido de mucha ayuda esta información,Gracias!!!!! n.n

    ResponderEliminar

Lo más visto...