martes, 30 de junio de 2015

Falacia del hombre de paja.


La falacia del hombre de paja o del espantapájaros es una falacia que consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando, exagerando o cambiando el significado de sus palabras para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico. Su nombre hace alusión a que el argumentador no combate los argumentos contrarios, sino una imitación falsa y vulnerable de los mismos (el «hombre de paja») a fin de dar la ilusión de vencerlos con facilidad.

Ejemplos típicos de hombre de paja: Argumentar en contra del ateísmo como si la postura del ateo fuese el rechazo a Dios o la adoración al diablo, en lugar de simplemente no aceptar la existencia de estos entes por falta de evidencia; sostener que el feminismo es simplemente la versión opuesta al machismo, en donde se busca subyugar al hombre y dar beneficios a la mujer como una especie de venganza, cuando feminismo real busca la igualdad de trato y oportunidades entre los sexos; decir que los partidarios de la despenalización del aborto son contrarios a la vida y partidarios del asesinato de bebés; desacreditar la teoría de la evolución afirmando que es una teoría que sostiene que el hombre procede del mono o que en momento dado a los peces les salieron patas y empezaron a caminar; etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...