martes, 5 de mayo de 2015

Tiempos modernos.


"La lucha por ser feliz en una sociedad de progreso"

Por Laura Vazquez

Tiempos modernos es una película escrita, dirigida y protagonizada por Charles Chaplin y estrenada en 1936. Esta película es un claro reflejo de las deplorables condiciones de vida de un individuo de la clase obrera en el contexto de la Gran depresión, una crisis económica mundial que tuvo lugar durante la década de 1930, años previos a la Segunda Guerra Mundial.

El personaje principal de la película, Charlie, es un obrero metalúrgico cuyo trabajo consiste en apretar tuercas, formando parte de una cadena de montaje que funciona a un ritmo extenuante. Con frecuencia, las complejas máquinas con las que trabajan él y sus compañeros se estropean, atrapándoles, como ocurre con una máquina especialmente diseñada para acelerar el tiempo que los trabajadores dedican al almuerzo. El trabajo que desempeñan es tan alienante que Charlie termina perdiendo la razón y atacando a una mujer, por lo que es llevado a un hospital psiquiátrico. 

Una vez recuperado, encuentra otro trabajo pero una huelga es proclamada. Confundido con el líder de los manifestantes por agitar la bandera roja por error, es encarcelado; pero su estancia en prisión no dura mucho. Una vez fuera, se encuentra con una huérfana acusada de robar comida, y trata de inculparse a sí mismo en su lugar, aunque al final terminan por ser detenidos ambos.

Charlie y la huérfana consiguen escapar y él consigue trabajo en unos grandes almacenes, adonde sus antiguos compañeros en la fábrica acuden a robar, tremendamente empobrecidos. Cuando el hombre despierta al día siguiente, ha sido encarcelado una vez más. Sin embargo, una vez es puesto en libertad encuentra trabajo de nuevo en un cabaret junto a la huérfana. La película finaliza tras una persecución de la policía que termina por echarles a ambos del local, y una vez a salvo ambos discuten acerca de la posibilidad de llevar una vida mejor.

Tiempos modernos no es solo una comedia, sino también un reflejo de la sociedad de la época. La industrialización y la producción en cadena son los dos elementos protagonistas, y su importancia para la película transmite claramente el mensaje que Chaplin buscaba: una crítica al capitalismo del momento. La mecanización del trabajo, la producción en cadena, los salarios que únicamente permiten subsistir al obrero, el estrés, el dominio de los opresores, el hambre, la pobreza y la injusticia social eran el día a día de la clase más baja y vulnerable de Estados Unidos en plena revolución industrial, tal y como había ocurrido en el siglo anterior en el contexto durante el cual Marx elaboró sus teorías sobre el Materialismo histórico: son las bases económicas y los modos de posesión de los bienes materiales los que se encuentran a la base de toda transformación social. Según el filósofo, esta situación de opresión terminaría cuando los obreros se organizasen y lucharan contra el opresor sistema capitalista, como ocurre con los manifestantes en la película.

Esencialmente, la película enfoca desde una perspectiva marxista la alienación del trabajo: los obreros eran víctimas del estrés y del cansancio físico e incluso psicológico hasta el punto de que perdían totalmente su condición de humanos tal y como le ocurre a Charlie cuando agrede a la mujer. Además de ser un referente para el cine de todos los tiempos, recomiendo totalmente la película ya que nos proporciona una perspectiva humorística acerca del conflicto de la lucha de clases en una sociedad tan desigual como la estadounidense de los años 30.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...