viernes, 8 de mayo de 2015

Rosa Luxemburgo: marxismo y feminismo.

Por Marina López

Rosa Luxemburgo es una de las grandes teóricas marxistas y figura clave de la Segunda Internacional, constituida en 1889 por los partidos socialistas y laboralistas europeos. Tanto Rosa Luxemburgo como Karl Liebknecht, cofundador del Partido Comunista Alemán, poseen una gran carga simbólica en el marxismo y actualmente, un domingo a mediados de enero se celebra en Berlín el día de ambos en recuerdo del asesinato de los dos dirigentes comunistas en la revolución de 1919.

Rosa Luxemburgo nació el 5 de marzo de 1871 en la Polonia entonces controlada por el Imperio ruso, en el seno de una familia de origen judío. A los 16 años se une al partido Proletariat, de ideología marxista que en 1894 se convertirá en el Partido Socialdemócrata de Polonia y Lituania (SDKPL) y en 1889 fue obligada a exiliarse a Suiza para evitar ser encarcelada por sus ideas políticas. Allí acude a la universidad y estudia ciencias políticas, filosofía y economía. En 1898 se traslada a Berlín donde desarrolla su principal activismo como integrante del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) en el cual, insistió en que la crítica diferencia entre capital y trabajo solo podía ser contrarrestada si el proletariado tomaba el poder y se producía un cambio revolucionario en todo el contexto de los medios de producción.

En 1905, con motivo de la revolución rusa, Rosa Luxemburgo viaja a Varsovia, donde participa en el proceso revolucionario, motivo por el cual es encarcelada en 1906 durante seis meses y al salir de la cárcel viaja a Finlandia donde toma contacto con Lenin. Desde 1915 a 1918 Rosa permanece la mayor parte de su vida encerrada y aprovecha su tiempo para escribir algunos de sus artículos más relevantes como El folleto Junius. A finales de 1918 y principios de 1919, Rosa funda, junto con otros grupos minoritarios de extrema izquierda, el Partido Comunista Alemán, que previamente se había denominado la Liga de los Espartaquistas, en un contexto de manifestaciones masivas y huelgas que conllevaron a una represión brutal. Por ello Rosa Luxemburgo es detenida el 15 de enero de 1919 y posteriormente asesinada.


Por todo ello Rosa Luxemburgo es considerada como una polemista incansable y una infatigable revolucionaria, injustamente tratada por la historia del marxismo teórico así como por el movimiento comunista internacional, y solo parcialmente relevante por el movimiento feminista. Rosa defiende que el capitalismo causa la explotación de las mujeres y sostiene que la emancipación de las mujeres sería una consecuencia automática de la abolición de la propiedad privada. Así, en obras como El voto femenino y la lucha de clases y La proletaria, Rosa Luxemburgo trata de visibilizar el trabajo de las mujeres a lo largo de la historia, diferenciando el trabajo doméstico del trabajo asalariado y defendiendo las demandas de educación, trabajo y participación política de las mujeres.

Fuentes: 
Pensadoras del siglo XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...