miércoles, 20 de mayo de 2015

Iglesias cristianas.

Por Sofía Camporro             

1. Introducción

El cristianismo (del griego Χριστός, Christós, Cristo; literalmente, ‘Ungido’) es una religión abrahámica monoteísta basada en la vida y enseñanzas atribuidas a Jesús de Nazaret, presentadas en el canon bíblico (que recoge tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento). Los cristianos creen que Jesús es el hijo de Dios, así como el Mesías (o Cristo) profetizado en el Antiguo Testamento, que murió para la redención de los pecados del género humano, y que resucitó tres días después de su muerte. 

A través de su historia, el cristianismo ha pasado por numerosas divisiones generando diversos grupos con creencias y tradiciones propias que varían de acuerdo a la cultura y el lugar. Estas amplias divisiones, a su vez, no son homogéneas. Por el contrario, algunas ramas poseen amplios desacuerdos y en otros casos la división omite simpatías existentes. Desde la Reforma, el cristianismo se representa normalmente como dividido en tres ramas principales: Católicos, Ortodoxos y Protestantes: 


a) Catolicismo; (del griego καθολικός, katholikós, 'universal, que comprende todo') es un término que hace referencia al carácter de la fe profesada por los cristianos fieles de la 
Iglesia católica, como así también a la teología, doctrina, liturgia, principios éticos y normas de comportamiento derivadas, al igual que al conjunto de sus seguidores como un todo, a quienes se les denomina «católicos». El vocablo «catolicismo» se usa por lo general para hacer alusión a la experiencia religiosa compartida por las personas que viven en comunión con la Iglesia de Roma. De manera más específica, el término se refiere solamente a la Iglesia católica, compuesta por 23 iglesias sui iuris que se encuentran en completa comunión con el Papa y que en conjunto reúnen a más de mil millones de fieles (una sexta parte de la población mundial y más de la mitad de todos los fieles cristianos). La principal característica distintiva de la Iglesia católica es el reconocimiento de la autoridad y primacía del papa, obispo de Roma. 


b) Iglesia ortodoxa:

La Iglesia católica apostólica ortodoxa es una confesión cristiana, cuya antigüedad, tradicionalmente, se remonta a Jesús y a los doce apóstoles, a través de una sucesión

apostólica nunca interrumpida. Es la segunda iglesia cristiana más numerosa del mundo después de la Iglesia católica apostólica romana. Cuenta con más de 225 millones de fieles en todo el mundo. La Iglesia ortodoxa se considera la heredera de todas las comunidades cristianas de la mitad oriental del Mediterráneo . Su doctrina teológica se estableció en una serie de concilios, de los cuales los más importantes son los primeros Siete Concilios, llamados "ecuménicos" que tuvieron lugar entre los siglos IV y VIII. Tras varios desencuentros y conflictos, la Iglesia católica ortodoxa y la Iglesia católica romana se separaron en el llamado "Cisma de Oriente y Occidente", el 16 de julio de 1054. El cristianismo ortodoxo se difundió por Europa Oriental gracias al prestigio del Imperio bizantino y a la labor de numerosos grupos misioneros.  La Iglesia ortodoxa está en realidad constituida por 15 iglesias autocéfalas que reconocen sólo el poder de su propia autoridad jerárquica (por ejemplo, del Patriarca de Alejandría, de Antioquía, de Constantinopla, etc. o la de Metropolitanos, si es el caso), pero mantienen entre sí comunión doctrinal y sacramental.

c) Iglesias derivadas de la reforma protestante:

El término protestante es utilizado para referirse tanto a los grupos cristianos, que se separaron de la Iglesia católica romana con la Reforma Protestante del siglo XVI, como a los desarrollos teológicos particulares de los reformadores y las iglesias resultantes de dicha Reforma (dentro de la cristiandad). El nombre protestantes se comienza a utilizar hacia los partidarios de las ideas luteranas de la Reforma en Alemania a raíz de su protesta y resistencia a los edictos imperiales que intentaban buscar la uniformidad religiosa de  Alemania. La doctrina protestante gira en torno a la idea de que la Biblia es la única autoridad en materia de fe para la Iglesia y en la necesidad absoluta de la gracia de Dios para que el hombre, mediante la sola fe en Cristo y el Evangelio, pueda ser salvado por Dios en un acto de conversión interior. El protestantismo también defiende las doctrinas de la absoluta depravación del hombre y su necesidad total de Dios, la sola mediación de Cristo, la sacramentalidad única del bautismo y la cena del Señor (cuando no son percibidos como símbolos), y las obras buenas como fruto de la fe. Además, rechaza la autoridad del papa, las indulgencias, el purgatorio, el sacrificio incruento de la misa, la devoción a los santos, la intercesión de los santos difuntos, etc.

Podemos encontrar diferencias entre las tres iglesias cristianas en los dogmas de fe, los sacramentos y la liturgia. 

2. Dogmas de fe

Un dogma de fe es una "proposición que se asienta por firme y cierta, como principio innegable de una ciencia; una doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia; o el fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión". Es un principio o conjunto de ellos establecidos por una autoridad como una verdad incuestionable. Sirve como parte de las bases fundamentales de una ideología o sistema de creencias y que no puede alterarse o descartarse sin afectar a todo el paradigma del sistema o la ideología en sí. El término puede referirse a opiniones aceptadas por filósofos o escuelas filosóficas, decretos públicos, religión o decisiones promulgadas por autoridades políticas.

En la doctrina católica, un dogma es una verdad revelada definida por la Iglesia Católica. La entiende como una verdad perteneciente al campo de la fe o de la moral, revelada por Dios y transmitida desde los Apóstoles a través de la Escritura o de la Tradición, y propuesta por la Iglesia para su aceptación por parte de los fieles.

En la teología protestante se distinguen frecuentemente verdades fundamentales, sin aceptar las cuales no sería posible confesarse cristiano, esencialmente las declaradas en el Credo de los Apóstoles, y otras doctrinas, cuya aceptación sería optativa en la medida en que cada cristiano puede juzgar los dogmas escriturales según su libre examen. Sin embargo, dependiendo de las distintas denominaciones (luteranismo, calvinismo, episcopalianismo, etc.), existen distintas verdades fundamentales dentro de las distintas Iglesias. 
Ejemplos: 

2.1 Infalibilidad papal.


La leyenda de la infalibilidad papal está presente tanto en el catolicismo como, en cierta manera, en el protestantismo contemporáneo. A menudo, se aplica una simple extrapolación de este arquetipo para que perciba a cualquier ministro religioso como incuestionable, como un ser humano superior o incluso divinizado. 

-Catolicismo: El Papa de Roma, máxima autoridad del Catolicismo, cuando se pronuncia de una forma pública sobre algún tema relacionado con la Fe o la moralidad, Dios, a través del Espíritu Santo le protege contra cualquier tipo de error. En cuestiones de fe, el Papa no se puede equivocar, es decir, los católicos creen que el Papa no puede pecar. Esta "definición pontificia" no es discutible. En todo caso, hoy en día, en muy pocas ocasiones el Papa usa este privilegio, y casi siempre se realiza bajo consenso. 

-Cristianismo ortodoxo:
La gran diferencia dogmática con Occidente es la de que la Iglesia Ortodoxa niega la Supremacía Papal, y en consecuencia la Infalibilidad papal. En contraposición, los ortodoxos tienen un patriarca en cada Iglesia, siendo el principal el Patriarca de Constantinopla o Patriarca Ecuménico, llamado primus inter pares (primero entre iguales); y consideran infalible a la Iglesia en su conjunto, sin primacía de ningún miembro (ni siquiera el Patriarca de Constantinopla). En consecuencia, tampoco ha sido posible una nueva declaración absolutamente definitiva del dogma ortodoxo. 

-Protestantismo:
En suma, el protestantismo niega la limitada infalibilidad papal pero afirma una amplia y generalizada infalibilidad siempre y cuando uno sea protestante y pueda leer la Biblia. Cualquiera por el solo medio de leer la Biblia llega a conclusiones infalibles pues siempre lo guía el Espíritu Santo. El Espíritu Santo guía a todos los protestantes en todo, no solo en cuestiones de fe y moral sino en el total de sus interpretaciones, muchos conceptos protestantes que se han hecho famosos en tiempos recientes. 


2.2 Santísima trinidad.

La Trinidad es el dogma central sobre la naturaleza de Dios en la mayoría de las iglesias cristianas. Esta creencia afirma que Dios es un ser único que existe como tres personas distintas o hipóstasis: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. 

-Catolicismo:  Un sólo Dios en tres personas distintas, es el misterio central de la fe y de la vida cristiana, pues es el misterio de Dios en sí mismo. Aunque es un dogma difícil de entender, fue el primero que entendieron los Apóstoles. Los católicos creen que la Trinidad es Una. No creen en tres dioses, sino en un sólo Dios en tres personas distintas. No quieren decir que Dios esté dividido en tres, pues cada una de las tres personas es enteramente Dios para ellos; Padre, Hijo y Espíritu Santo tienen la misma naturaleza, la misma divinidad. Con todo, las personas de la Santísima Trinidad son distintas entre sí, dada la diversidad de su misión. Dicen que Dios Hijo, es enviado por Dios Padre y creen que es su Salvador. Dios Espíritu Santo, es el enviado por el Padre y por el Hijo, creen que es su Santificador.

-Cristianismo ortodoxo:
La Doctrina de la Santísima Trinidad, fundamental en la Iglesia Ortodoxa, no es resultado de una especulación intelectual, sino la experiencia sublime y regocijante de Dios. La Doctrina afirma que hay un solo Dios, y Tres personas Divinas en Él. Es decir, que cuando encontramos al Padre, o al Hijo o al Espíritu Santo, estamos reamente experimentando un contacto verdadero con Dios. 

-Protestantismo:  
Hay iglesias protestantes que sí creen en la Santísima Trinidad, pero hay otras por ejemplo los Testigos de Jehová que no creen en la Santísima Trinidad, puesto que para ellos no existe el Nuevo testamento. Ellos aún esperan al Mesías por eso no existe en sus creencias ni el Hijo ni el Espíritu Santo, únicamente el Padre que es Jehová y por eso dicen ser sus testigos. Sin embargo las otras religiones de alguna u otra manera aunque no lo dicen tan explícitamente sí creen en Dios UNO y TRINO.


2.3 Naturaleza de Jesús.

La doctrina de su verdadera humanidad tiene la misma importancia que la doctrina de su divinidad. Jesucristo tenía que ser hombre para poder representar la humanidad caída. Si Jesucristo no era hombre verdadero, entonces su muerte en la cruz era un engaño. Tenía que poseer una naturaleza humana verdadera para poder morir por la humanidad. Jesucristo al mismo tiempo no estaba bajo los efectos de la caída del hombre; su naturaleza humana era sin pecado.

-Catolicismo:
Desde el inicio del cristianismo se reconoció a Jesucristo como hijo de Dios; ahora bien, cuando se dio la desviación doctrinal de Ario sobre la naturaleza divina de Jesucristo, fue necesario hacer un artículo de fe, que determinara y zanjara esta situación, de manera que ya no habría dudas, sino que se determinara como una verdad.

-Cristianismo ortodoxo: La Doctrina de la Encarnación ocupa una posición fundamental en la enseñanza de la Iglesia Ortodoxa. Jesucristo es mucho más que un hombre devoto o un maestro profundo de la moral. Es el “Hijo de Dios que se hizo el Hijo del hombre”. En él, la Divinidad está unida a la humanidad sin destruir ninguna de las dos realidades. Jesucristo es realmente Dios al igual que el Padre y el Espíritu Santo. Además, El es realmente hombre, compartiendo con nosotros todo lo que es humano, excepto el pecado, y por eso nos comprende. Jesucristo ha restablecido la unión de la humanidad con Dios, enseñando el significado de la vida humana auténtica, y venciendo los poderes del pecado y la muerte mediante su Resurrección. Cristo es la expresión suprema del amor de Dios Padre a su pueblo.

-Protestantismo:
El desconocimiento de la naturaleza de Jesús, los protestantes creen que María no es Madre de Dios, tampoco creer que Jesús tendría naturaleza humana y divina totalmente separables, éste implica la creencia de que Jesús era humano y no divino por ciertos lapsos de tiempo éste era divino y no humano, una creencia totalmente ajena a la católica que cree que Jesús es totalmente humano y totalmente divino en cualquier lapso de tiempo. Por lo tanto se concluye que la creencia de que María no es madre de Dios es totalmente anti bíblica e igualmente la creencia de que Jesús no es Dios es totalmente anti bíblica. 


2.4 La Inmaculada Concepción.


El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

-Catolicismo:
Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios.

-Cristianismo ortodoxo: Proclamando como dogma la concepción sin inseminación de la Panayía la separan del género humano, la hacen una especie de diosa bajada del cielo, cosa que tiene consecuencias gravísimas de la sanación y salvación para la humanidad: si la Virgen tenía otra naturaleza distinta a la humana, entonces el Señor tomando la naturaleza humana de Ella glorificó la (naturaleza) de todos los hombres. 

-Protestantismo: La doctrina de la Inmaculada Concepción no es aceptada por los miembros de las iglesias protestantes. Los protestantes rechazan la doctrina ya que no consideran que el desarrollo dogmático de la teología sea un referente de autoridad y que la mariología en general, incluida la doctrina de la Inmaculada Concepción, no se enseña en la Biblia.
Los protestantes argumentan que si Jesús necesitó de un vientre sin pecado para nacer sin pecado, también Dios tuvo que haber intervenido en la concepción de la madre de María, en su abuela, y así sucesivamente a lo largo del tiempo. La respuesta del catolicismo es que sólo María tenía que mantenerse libre de pecado pues ella iba a concebir directamente a Cristo, mientras que sus ancestros no. Es decir, que Cristo sí necesitó de un vientre sin pecado, pero María no.

3. Los Sacramentos


Los sacramentos son una serie de actos característicos, mediante los cuales los creyentes exteriorizan su relación con Dios, como hijos de él. Las diversas corrientes cristianas discrepan sobre los actos que deben considerarse sacramentos, así como sobre las formalidades de los mismos.

-Catolicismo:
Para los católicos los sacramentos son 7:
  • El Bautismo, que permite el ingreso en la comunidad de los creyentes.
  • La Eucaristía, que recuerda la última cena de Jesucristo, en la que ofreció pan y vino a sus discípulos.
  • La Confirmación, que reafirma el compromiso de la fe en Jesucristo
  • El Orden sacerdotal, que permite que los varones que así lo deciden formar parte del cuerpo sacerdotal.
  • La Penitencia, que otorga el perdón de los pecados.
  • El Matrimonio, por el que un hombre y una mujer deciden libremente unir sus vidas ante la presencia de Dios.
  • La Extremaunción, que administra a los que están en peligro de muerte.

-Cristianismo ortodoxo:
Para los ortodoxos, los sacramentos son 8:
  • La comunión.
  • El bautismo.
  • El crisma, (hace referencia a un evento conflictivo de carácter religioso que ocurrió en el año 1054. En dicho conflicto se produjo la mutua separación y excomunión entre el máximo jerarca de la Iglesia católica en Roma, el Papa u Obispo de Roma)
  • La misa.
  • La confesión.
  • La ordenación o imposición de manos.
  • El matrimonio. 
  •  Unción de enfermos
-Protestantismo:  Excepto en el anglicanismo y el luteranismo (en parte) sólo se aceptan dos sacramentos u ordenanzas, el bautismo y la cena del Señor (eucaristía). La doctrina sacramental presenta grandes diferencias entre los protestantes. Éstas van desde una concepción simbólica hasta incluso posiciones muy cercanas al catolicismo. 

4. La Liturgia (ceremonias):

Se denomina liturgia a la forma con que se llevan a cabo las ceremonias en una religión. Las sociedades practican rituales, o conjunto de ritos, con connotaciones de tipo religioso o ceremonial en las bodas, entierros y demás momentos importantes de la vida individual o colectiva, y las religiones reglamentan, aunque en diferente medida, el modo en que se debe efectuar el culto en los lugares públicos, especialmente en los templos. 

 
-Catolicismo: En la Iglesia Católica, además del culto de adoración a Dios (latría), existe también el culto de veneración a los Santos (dulía) y a la Virgen María (hiperdulía). Estos dos cultos, siendo el primero más importante, son muy diferentes, pero ambos son expresados a través de la liturgia, que es el culto oficial y público de la Iglesia Católica, y también a través de la piedad popular, que es el culto católico privado. La Iglesia permite también la veneración de imágenes y de reliquias sagradas de Cristo, de los Santos y de la Virgen María. Pero, en el caso de las reliquias, ellas tienen de ser primero autentificadas por la Iglesia, para que su veneración sea autorizada.

-Cristianismo ortodoxo: El ciclo está centrado sobre la liturgia eucarística y la prepara; son las horas, vísperas, completas, nocturnos, maitines. El ciclo anual sigue los acontecimientos de la vida del Señor. El ciclo anual sigue los acontecimientos de la vida el Señor. El ciclo semanal introduce en los oficios del día una conmemoración especial: miércoles y viernes, sufrimiento y muerte del Señor; lunes, las potencias celestes, angélicas; martes, san Juan Bautista; jueves, los apóstoles; sábado, la Théotokos. El libro llamado Typikon regula las partes móviles de cada oficio. El conjunto de los oficios constituye una verdadera teología litúrgica de una insuperable riqueza. Lo más vigoroso y más claro de la doctrina de los Padres se encuentra allí. Pronto se siente uno transportado por el movimiento seguro, de composición maravillosa, que abarca todas las partes de la revelación y responde a todas las necesidades de la vida espiritual. El elemento lírico y afectivo se halla inserto en elemento doctrinal en el que toda tendencia individual, disgregante, es corregida sin cesar, y la Verdad aparece equilibrada en todos sus elementos. 

-Protestantismo:
En la mayoría de las iglesias protestantes (excepto en la anglicana y luterana) la liturgia es concebida como innecesaria para la celebración del culto. Tan sólo se conservan aquellas que son percibidas como obligatorias en la Biblia (la fórmula bautismal, el bautismo en agua y la celebración de la Cena del Señor con pan y vino, aunque sin la necesidad de repetir las palabras que usó Cristo en la misma). El anglicanismo y el luteranismo, en cambio, consideran que la liturgia es parte importante del culto y establecen libros de oración y celebración; la liturgia de estas dos iglesias es muy semejante a la liturgia católica latina. 

5. Fuentes de información:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...