lunes, 18 de mayo de 2015

Her


Ambientada en Los Angeles, en el futuro cercano, la película muestra a Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), un complejo hombre que vive escribiendo conmovedoras cartas a los demás. Con el corazón roto después de terminar una larga relación, se siente intrigado por un nuevo y avanzado sistema operativo, el que promete ser una entidad intuitiva con cada usuario. Después de inicializarlo, Theodore queda encantado de conocer a «Samantha» (Scarlett Johansson), una brillante voz femenina que es perspicaz, sensible y sorprendentemente divertida. Mientras los deseos y las necesidades de ambos crecen, su amistad se transforma finalmente en una relación de amor.

Comentarios y valoraciones (¡ojo spoilers!): 

Belén Gascón: Spinke Jonze imagina unas relaciones no solo entre humanos, sino también entre humanos y máquinas en las que las máquinas sean capaces de tener sentimientos y además de llegar a conocer verdaderamente al humano. También imagina que a pesar de que entre ambos no se pueda establecer una relación física, ambos llegan a compartir tantos intereses y mantener conversaciones tan duraderas que esto no se vería muy afectado. Sin embargo, él imagina que esto sucede en un principio, pero que a largo plazo esto acabaría con un trágico final puesto que se trata de máquinas capaces de hablar con varios individuos a la vez, por lo que en realidad no son más que un simple sistema operativo capaz de actuar bien y desenvolverse como un humano, pero no de llegar a tener un “corazón” como el que tenemos. Aunque nos pueda parecer que esto es completamente diferente a las relaciones actuales, las relaciones humanas se están transformando por lo que no es difícil de imaginar esta situación. Con el gran desarrollo de las nuevas tecnologías, los seres humanos estamos continuamente comunicándonos a través de sistemas operativos, incluso gracias a este gran desarrollo existen muchas relaciones a distancia, en las que estas relaciones depende completamente de las nuevas tecnologías. El ser humano está abandonando la realidad, comenzando así a vivir en un mundo virtual.

Theodore es una persona egoísta que en el comienzo de la historia se muestra triste, deprimido y solo, debido a que está a punto de separarse de su mujer, con la que no le ha ido muy bien. Theodore se encuentra solo: se comienza a olvidar de su exterior, empieza a imaginarse cosas y a desconectar de los demás (que lo admite en una conversación con Samantha en la que le dice que le dejo sola a su mujer en la relación), se encuentra en un estado próximo a la depresión. Luego conoce a Samantha y parece que todo cambia y se vuelve más feliz, sin embargo, la verdadera felicidad no la encuentra con ella porque esta le decepciona al hablar con otros cientos de personas. Esto le hace darse cuenta de todo el daño que ha hecho y le pide disculpas a su ex mujer a través de una carta y en el final parece que hay una mejor amistad entre este y su amiga

Samantha tiene muchas cualidades humanas: tiene una forma de hablar indudablemente similar a la de los seres humanos, tiene una voz dulce que hace que Theodore se enamore de ella a pesar de no ser un humano, es divertida y actúa de forma natural, y además la ayuda con los correos, es decir, interactúan como dos personas lo hacen normalmente. También son muy importantes sus ganas de vivir, de poder transformarse en un humano y de poder conocer la vida. Esto se muestra en varias escenas como en la que mantiene una conversación con Theodore y le dice que desea conocer como es vivir, o cuando está hablando con Theodore y este se encuentra en la calle y le comienza a decir que de vueltas, porque de esta forma descubre cómo es el mundo y como se pueden mover los humanos

Eva Martin: Yo creo que Theodore sí ama a Samantha porque para él no es una máquina, es un conjunto de capacidades, cualidades y sentimientos al igual que los seres humanos. En ella, Theodore encuentra alguien a quien agarrarse y en quien apoyarse para superar su antigua relación. Samantha para él es una nueva relación, y consigue llegar a amarla porque es como una persona normal. 

Ana Ramos: Para mi no es una relación real porque además de que dudo del amor que siente Samantha sea real, también porque no creo que un robot, a pesar de su inteligencia artificial, pueda llegar a crear una relación. Tal vez te pueda ayudar y dar felicidad cuando necesitas a alguien con el que hablar, etc. pero no existe una relación real. Además, el programa se adapta a tus gustos, etc. por lo que de algún modo no es real, solo te esta dando la razón, y en cualquier relación, no solo de pareja, es necesario que existan algunas confrontaciones. Además ella mientras habla con él está hablando con muchas otros personas y también enamorándose de ellas y si es una relación real eso no debería suceder. Sin embargo, no estoy muy segura de que Samantha esté enamorada de Theodore. A medida que avanza la película, Samantha le confiesa a Theodore que ella está enamorada de otros cientos de personas, a parte de los miles con los que mantiene otras conversaciones. No creo que Samantha, que es una máquina a pesar del conjunto de cualidades que posee, sea capaz de enamorarse, o de reconocer cuándo está enamorada. Es una máquina, y aprecia a Theodore porque él es capaz de mostrarle un nuevo mundo que la ayuda a desarrollar nuevos sentimientos, y eso es lo que aprecia de él. Por lo que yo creo que ella no está enamorada. 

Claudia Villabrille: Samantha tiene un miedo principal, que el miedo a dejar de existir, a que ya no forme parte de este mundo. También se pone triste al saber que sus sentimientos no son reales como los de un humano, y sabe que los de Theodore lo son. En una escena dice que los sentimientos de Theodore son reales y duda que los de ella lo sean. Samantha también se disgusta cuando Theodore quiere romper con ella, ella no sabe por qué ya que no sabe en que se ha equivocado para que él haya tomado esa decisión. Yo creo que la moraleja es la necesidad de las personas de que alguien esté siempre a su lado. Alguien con quien compartir los problemas que puedan tener, que nos ayude a superar las dificultades y con quien podamos hablar en cualquier momento. Theodore encuentra ese apoyo en Samantha, con quien puede hablar en cualquier momento y quien la ayuda a solucionar sus problemas. 

Eva Martín:  Para mí este futuro no está tan lejano porque actualmente nos encontramos en una situación clara de dependencia con la tecnología. No contamos con la inteligencia artificial como en la película, pero nuestras relaciones, en su mayoría, dependen de estos aparatos a través de los cuales nos comunicamos. También es la propia tecnología la que en vez de acercarnos y facilitarnos las relaciones con los demás las empeora, ya que muchas veces nos sentimos absorbidos por la gran cantidad de oportunidades que nos ofrecen sin contemplar nuestro mundo exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...