domingo, 10 de mayo de 2015

Feminismo y Segunda República

Por Águeda Areces

Durante la Segunda República, se implantaron en España decenas de reformas conquistadas por y para las mujeres. Me parece conveniente recordar este hecho pues el machismo sigue siendo un germen latente en nuestra sociedad -ya son 11 el número de mujeres asesinadas en lo que va de año-.

La mujer española habia tenido siempre un papel secundario en la sociedad. La mujer estaba condenada a ser esposa y madre, dependiente siempre de su padre, marido, hermano o hijo si se quedaba viuda. Pero, esto cambio cuando, en el primer cuarto del siglo XX, la mujer se incorporó a la vida laboral, contribuyendo a la modernización de la economia española. Así, a partir de los años 20, las mujeres comenzaron a tomar partido en organizaciones obreras y sindicatos luchando por sus derechos.

Fue tras el 14 de abril de 1931 con la llegada de la democracia, cuando las mujeres lograron la llegada del voto femenino y la conquista de una posición legal menos discriminatoria. 
Una de las figuras más importantes dentro de la conquista feminista a lo largo de aquellos maravillosos años fue Clara Campoamos, una diputada feminista del Partido Radical. Fue quien reclamo ante las Cortes constituyentes que los derechos de los ciudadanos debían garantizar un tratamiento legal igualitario y sin discriminación entre hombres y mujeres y que por tanto, la Constitución republicana debería estar redactada bajo la igualdad y la no-discriminación sexual. Curiosamente, la opinión general -tanto la izquierda como la derecha- creía que la mayoría de las mujeres influenciadas por la derecha conservadora propiciarían el triunfo de la derecha pero finalmente se demostró como errónea la tesis que afirmaba que el voto femenino sería mayoritariamente conservador. 


La Constitución republicana, además de conceder el voto a las mujeres, eliminó ciertos privilegios reconocidos hasta dicho momento exclusivamente a los hombres. Así, se reconocieron derechos a la mujer en la familia y en el matrimonio: matrimonio civil, divorcio de mutuo acuerdo, derecho de la mujer a tener la patria potestad de los hijos, se suprimió el delito de adulterio aplicado exclusivamente a la mujer... Además de infinidad de medidas de protección de la maternidad como la prohibición del despido por contraer matrimonio o por maternidad, el Seguro Obligatorio de Maternidad... En este sentido, el régimen estaba poniendo a España a la altura de los países más avanzados en materia de igualdad. Sin duda, la República dotó a las mujeres de la hasta entonces inconcebible oportunidad de tomar parte en la escena social y política. 


Por otra parte, tras el estallido de la Guerra Civil, es digno de mención en este post la acción de las milicianas, parte de ellas muertas en combate. Durante el comienzo de la guerra, las mujeres luchaban en el frente con sus compañeros varones pero en otoño del 36 fueron enviadas a la retaguardia. Un claro ejemplo de lucha fue la Unión de Muchachas que defendió Madrid durante los 3 años de guerra. Así como las Mujeres Libres o la Asociación de Mujeres Antifascistas (AMA), quien dirigida bajo las órdenes de la pasionaria organizó a las mujeres en fábricas -faltas de mano de obra-, entre muchas otras acciones. 

En definitiva, la República en apenas 5 años supuso un increíble avance para la mujer, sobre todo en el ámbito legal. En tan pocos años el régimen conquisto grandes avances para el género femenino, quien consiguió su participación en el ámbito público. No obstante, el franquismo puso fin a esta experiencia eclipsando todas las medidas republicanas e instaurando un régimen absolutamente patriarcal y machista. Por ultimo, me gustaría señalar que fue en el año 36 cuando Federica Montseny, ministra de Salud, consiguió la legalización del aborto, otro de los muchos derechos que actualmente se nos quieren arrebatar.

Por ellas y por las generaciones futuras, la lucha continua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...