lunes, 25 de mayo de 2015

Ellis: teoría de las emociones y los pensamientos irracionales.



Albert Ellis, fue un importante psicólogo norteamericano, que en sus inicios siguió el psicoanálisis pero pronto evolucionó hacia un punto de vista propio que podemos enmarcar dentro del modelo cognitivista.

Ellis afirma que los problemas emocionales que tenemos las personas provienen de una serie de creencias irracionales o esquemas con los que orientamos nuestra vida y que determinan nuestra conducta. Estos esquemas son una especie de reglas de vida o principios que tenemos totalmente interiorizados y que desconocemos, aunque de hecho determinan nuestra forma de ser. Es, por tanto, una cosmovisión, una serie de teorías en las que las personas creen firmemente y que no están dispuestas a cuestionar aunque puedan ser falsas, unos principios indiscutibles. Estas ideas irracionales son las responsables de las perturbaciones emocionales y de nuestros conflictos psíquicos.

En su primer libro sobre el tema, Ellis elaboró una relación de once ideas irracionales. Son las siguientes:

  1. Es una necesidad fundamental para una persona ser querida y que su conducta sea aprobada por las personas importantes de su comunidad.
  2. Para que uno se considere valioso debe ser muy competente y tener capacidad para conseguir cualquier cosa.
  3. Determinado tipo de gente es vil, malévola e infame y debe ser castigada y culpabilizada por su maldad.
  4. Es terrible y catastrófico que las cosas no vayan por el camino por el que a uno le gustaría que fueran.
  5. La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad, o ninguna, para controlar sus penas y perturbaciones.
  6. Si alguna cosa es o puede ser peligrosa, se deberá tener una inquietud terrible por esa cosa y se pensará constantemente que tal cosa ocurrirá.
  7. Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades de la vida.
  8. Hay que depender de los otros y se necesita alguien más fuerte en quién poder confiar.
  9. La historia pasada de una persona es determinante y decisiva en la conducta actual.
  10. Una persona tiene que sentirse muy preocupada por los problemas y preocupaciones de los otros.
  11. Existe sólo una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos.

De manera sistemática podemos definir los pensamientos irracionales con los siguientes rasgos:
  • Radicalización, las cosas son blancas o negras
  • Generalización, se utilizan expresiones como “siempre”, “todo el mundo”…
  • Catastrofismo, verlo todo como terrible, trágico, etc
  • Distorsión de la realidad, idealización exagerada
  • Muy exigente y obsesivo

Ellis deduce, pues, que las emociones de las personas y las conductas son fruto de sus creencias y de su interpretación de la realidad. El mecanicismo de funcionamiento de las ideas irracionales es conocido como ABC y se estructura de la siguiente manera:

Un hecho o un acontecimiento (A) es interpretado por una persona y, a partir de este hecho., esta desarrolla una serie de creencias (B) que pueden ser lógicas y racionales (rB) o ilógicas e irracionales (iB). A partir de estas creencias se desarrollan unas consecuencias (C) que pueden ser emocionales (Ce) y/o conductuales (Cc). Por lo tanto, las consecuencias de una conducta no son debidas a los hechos o las circunstancias, sino a las creencias e interpretaciones de las personas. Por ejemplo:
  • Hecho o acontecimiento (A): José no me ha dicho nada cuando nos hemos encontrado en el pasillo.
  • Creencia/ Interpretación racional (rB): Tal vez no me halla visto o pensaba en otras cosas y estaba distraído.
  • Creencia/Interpretación irracional (iB): José no se interesa por mí. Soy una persona que no interesa a nadie.
  • Consecuencias del pensamiento irracional:
  • Emocionales (Ce): me siento deprimido, poco apreciado, incomprendido.
  • Conductuales (Cc): evitaré encontrarme con José; no vale la pena volver a iniciar una relación con alguien.

Ellis señala que los pensamientos irracionales son conductas de tipo absolutista y de exigencia radical que responde a la orden “tengo que hacer”. Estos pensamientos se desarrollan en tres áreas: uno mismo, los otros y el mundo en general. La estructura sería: “Yo tengo que funcionar siempre bien, los otros tienen que tratarme bien y la vida, el mundo, tiene que darme lo que yo quiero” Las consecuencias de este pensamiento irracional son:
  • Tremendismo, es decir, destacar los aspectos negativos de un hecho.
  • Poca tolerancia a la frustración, es decir, considerar que las situaciones son insoportables y que no se puede ser feliz.
  • Condena: destacar que la especie human es esencialmente mala y que las conductas de las personas no tienen valor.

Algunas de las diferencias entre pensamientos irracionales y racionales quedan reflejadas en el siguiente esquema:


Pensamientos irracionales (iB)
Pensamientos racionales (rB)
Es espantoso
Es un contratiempo
No puedo soportarlo
Puedo tolerar lo que no me gusta
Soy un estúpido/a
Mi conducta fue estúpida
Es un/a imbécil
No es perfecto/a
Esto no tendría que pasar
Esto pasa porque es parte de la vida
No tiene derecho
Tiene derecho, aunque hubiera preferido que no lo hubiera hecho.
Me tienen que castigar
Fue culpa mía y me hago responsable
Necesito que él /ella haga esto
Deseo/Me gustaría que él/ella haga esto, pero tal vez no lo consiga
Todo sale siempre mal
A veces las cosas salen mal
Nada funciona
Las cosas fallan más de lo que me gustaría
Esto es toda mi vida
Es una parte importante de mi vida
Tendría que haberlo hecho
Hubiera preferido hacerlo mejor, pero hice lo que pude
Soy un fracaso
A veces fracaso

Todo este análisis de Ellis va acompañado de una terapia que pretende descubrir los pensamientos irracionales y sustituirlos por los racionales. Por ejemplo: escribir un diario donde se registren las situaciones conflictivas, los sentimientos, las ideas irracionales…; ejercicios emotivos, como provocar situaciones que nos pongan en una situación emocional comprometida (si eres una persona tímida: saludar a desconocidos, pedir dinero, cantar una canción…); ejercicios de habilidades sociales (cómo iniciar una conversación, pedir favores…); ejercicios de role playing (representaciones teatrales de situaciones difíciles como ayuda para descubrir los pensamientos y emociones del paciente, etc.)

Fijémonos, por último, que esta teoría sobre el funcionamiento emocional está ligada a la teoría cognitiva sobre el modo en que conocemos, porque las claves de las conductas que analiza Ellis están en el pensamiento y en el razonamiento humano, sin despreciar los factores sociales y de aprendizaje.

2 comentarios:

  1. Una teoría muy interesante, voy a leer más sobre este tema porque sí que a veces los pensamientos irracionales me inundan. Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Lo más visto...