domingo, 26 de abril de 2015

Los detractores de la IA (2).

Según los humanistas, la estructura formal sintáctica de cual­quier programa es esencialmente distinta al razonamiento huma­no. No es sólo que el pensamiento humano es mucho mas que razonamiento matemático-algorítmico, sino que incluso en el paradigmático razonamiento formal el pensamiento humano alcanza unos límites inalcanzables para cualquier programa. Como es de suponer, tales límites no se hallaran en el desarrollo del método deductivo, pues es evidente que en cuestiones algorítmicas, la máquina es más rápida y precisa; pero este es un logro cuantitativo (no cualitativo), con respecto al razonamiento formal humano. No podemos hacer operaciones más rápido que una calculadora pero esto solo explica su “fuerza bruta”, en lo relativo a las cuestiones mecánicas, la máquina siempre es más rápida.

El argumento en cuestión lo desarrolla J.R.Lucas en 1.951 en el articulo "Minds, Machines and Gödel". La tesis que mantiene Lucas es que el teorema de Gödel demuestra que el mecanicismo es falso, que la mente no puede ser explicada por la metáfora de la máquina. Un programa no es más que un sistema formal (como las matemáticas o la lógica) compuesto por los axiomas, las reglas de formación y transformación y los teoremas que se derivan de los axiomas aplicando las reglas. La tesis de Lucas es que la inteligencia humana conoce mejor el programa de lo que lo pueda conocer el ordenador, porque (siguiendo el teorema de Gödel), el matemático (humano, por supuesto) siempre puede idear un teorema verdadero, no derivable de los axiomas. Y, aunque tal teorema fuera incluido en el sistema axiomático como un nuevo axioma, el ordenador no conocería mejor el sistema, pues el ser humano podría repetir el proceso ad infinitum.

La idea básica que subyace en este argumento, es que las personas siempre pueden salirse de un sistema formal y reflexionar sobre él, mientras que las máquinas son “prisioneras” de un sistema formal, no pueden reflexionar sobre lo correctas o ciertas que son sus instrucciones básicas -los axiomas- simplemente los aplican. Por muy complejo que sea un programa informático, el programa no puede reflexionar sobre él mismo y la mente humana, por el contrario, nunca está prisionera de unas “instrucciones” siempre puede auto-evaluarse y re-flexionar sobre su quehacer. Precisamente esta es una de las tareas de la filosofía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...