martes, 10 de octubre de 2017

El mito de Prometeo

Por David Vidal
  • Resumen del mito:
Prometeo era un titán, hermano a su vez de otros famosos titanes como Epimeteo y Atlas. Prometeo (según cuenta el mito griego) jugó un papel fundamental en el origen de la vida de los animales, incluido el ser humano.
El relato comienza cuando Zeus, el más poderoso de todos los dioses y señor del Olimpo, le ordena a Prometeo (y a su hermano Epimeteo) que reparta entre los animales (incluido el hombre) unas habilidades y atributos que le ha proporcionado el mencionado dios; Prometeo al llevar a cabo el reparto le da cosas a todos los animales, pero cuando le llega el turno al hombre de recibir algo, observa que ya no le queda nada que darle. Ante tal problema, Prometeo toma la decisión de ir al Olimpo para conseguir algo que otorgarle al hombre para que pueda defenderse y sobrevivir; es por esto que Prometeo se ve obligado a robar las artes y el fuego de Hefesto junto con la sabiduría de Atenea (actuando de este modo contra la voluntad de Zeus) para así ofrecérselos al hombre, y que de este modo se constituyan los seres humanos tal y como los conocemos actualmente; ya que con el fuego podrían calentarse y elaborar herramientas, y la sabiduría (adquirida de Atenea) les proporcionaría inteligencia (debido a que este relato es un mito cuenta con numerosas versiones sobre él, y hay algunas que apuntan a que fue Zeus el que les quitó el fuego a los hombres después de que Prometeo le engañase a la hora de escoger que parte de un buey se iban a comer los dioses, y que por eso Prometeo lo robó).
Este hecho enfureció notablemente a Zeus, quien para vengarse de los hombres, ordenó a Hefesto que fabricase una mujer muy hermosa (a la que llamaría Pandora) con arcilla, para que así el propio señor del Olimpo pudiera darle vida y Hermes la condujera hasta la casa del hermano de Prometeo, Epimeteo, ya que en ésta se guardaba un recipiente que contenía todos los males del mundo. El plan de Zeus consistía en que Epimeteo acabase casándose con ella, y al final fuese la propia Pandora, la que por culpa de su curiosidad, acabase abriendo el recipiente y liberase el mal que en él se encontraba. Al final este plan dio sus frutos. 
Por otra parte, Zeus también se vengó de Prometeo, mandándolo encadenar en el Tártaro (con unas cadenas especiales fraguadas por Hefesto) y haciendo que un águila le devorase el hígado cada día, ya que éste órgano se regeneraba cada noche (hay fuentes que sugieren que esto sucedió realmente en las montañas del Cáucaso). Finalmente, fue Hércules quien liberó a Prometeo de su calvario matando a la bestia con su arco.
  • El Destino en el mito de Prometeo:
En el mito de Prometeo se puede apreciar que en determinados momentos queda reflejado un concepto que los griegos llaman Moira, lo que vendría a ser el destino. Para los griegos, la Moira marcaba los acontecimientos del futuro de un modo incuestionable, por encima del cualquier voluntad, incluso por encima de la de los dioses, ya que como se puede apreciar iba contra los designios de Zeus que se constituyese el ser humano actual.
En mi opinión, el hecho de intentar hacer creer a las personas que existe un destino ya fijado, no es más que un intento de influenciar en la vida de las personas; y lo peor es que hay elementos y religiones actuales que tienen presente un concepto similar, como sucede en el calvinismo, en el que se cree que unos pocos se salvarán y el resto están condenados pase lo que pase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto...